Titirimundi presentará en mayo 426 funciones con 35 compañías de 16 países

El Carrusel D'Andrea, cuya llegada anuncia el festival cada año./Antonio de Torre
El Carrusel D'Andrea, cuya llegada anuncia el festival cada año. / Antonio de Torre

El Festival Internacional de Títeres de Segovia mostrará en su trigésima tercera edición «la cruda realidad» con una nueva «irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana»

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Todo es grande en Titirimundi. El Festival Internacional de Títeres de Segovia llenará el mes de mayo de magia en la ciudad y en la provincia, en la comunidad de Castilla y León y en otras regiones y ciudades españolas. Considerado uno de los festivales de marionetas y teatro de objetos con mayor prestigio en el mundo, Titirimundi arrancará el programa oficial que inundará de artes las calles, plazas, patios, palacios y teatros de Segovia el 14 de mayo, pero antes, el día 1, tendrá la primera extensión en la abulense Arenas de San Pedro. La inauguración oficial, será el día 14 a las 20:30 con la compañía española Zero en Conducta y su montaje 'Eh man hé!', de marionetas de tamaño natural.

En seis días, del 14 al 19, ofrecerá 423 funciones con 35 compañías de 176 países; 316 actuaciones serán en Segovia capital (52 cada día), 44 en municipios de la provincia; 33 en Castilla y León con 18 compañías, en Ávila, Candeleda, Burgos, León, Salamanca y Zamora; 17 en la Comunidad de Madrid; siete en Pamplona, en colaboración con el Festival de Barañáin; tres en Pontevedra, en el Festival de Redondela, y tres en Sevilla.

El presupuesto total ronda los 250.000 euros, con una aportación de 100.000 euros del Ayuntamiento de Segovia, 50.000 euros de la Diputación Provincial, la colaboración también de la Junta de Castilla y León a través de la Dirección General de Políticas Culturales y del Ministerio de Cultura, con cargo a la convocatoria abierta que acaba de publicar y que se resolverá el próximo verano. El festival cuenta con alcanzar la cifra de 50.000 espectadores en Segovia si el tiempo acompaña, ha manifestado la directora, Marián Palma.

Arriba, el espectáculo de la inauguración oficial, 'Eh man hé!', de Cero en Conducta; abajo, inzquierdam 'Invisible Lands', de Livsmedlet Theatre, y Pavel Smíd con 'Un cuento en el viento'. / E. N.

La programación contiene propuestas para público infantil y familiar, para todos los públicos y para adultos. La oferta para este último la ha definido este martes Marián Palma como una representación de «la cruda realidad», pues aborda el tema de los refugiados, el de la sostenibilidad del medio ambiente y trata de ser «un reflejo de la vida misma» y de «llegar al corazoncito» del público porque «es muy interesante y dura, pero también desternillante porque tenemos que reírnos de nosotros mismos en el día a día, y si no, como decía Julio Michel, reírnos de los demás».

Michel ha estado presente en el recuerdo de quienes han participado en la presentación de Titirimundi. Marián Palma ha evocado lo que él decía, que «el festival está hecho para el público y para los titiriteros» y se celebra así según su creador lo diseñó, para «celebrarlo como se celebra la vida» y para que vuelva a ser «la irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana».

La resdirectora de Titirimundi ha hecho un repaso de la programación para destacar el compromiso con los artistas innovadores y el teatro contemporáneo, como los jóvenes de Zero en Conducta y su obra 'Eh man hé!', con marionetas de tamaño natural, que actuará en la inauguración oficial en el teatro Juan Bravo el martes 14 de mayo; el australiano afincado en Amsterdam Nevil Tranter y su compañía Stuffed Puppet, que presentará 'Babylón', un montaje sobre «todo lo que parece malo y puede ser bueno y lo que parece deseable que puede ser contraproducente»; también la compañía finlandesa Livsmedelet Theatre y su 'Invisible land', que es la interacción de figuras diminutas con la utilización del cuerpo de los artistas como espacio escénico, y el espectáculo de estilo italiano de los años 60 'Café sola', de la compañía Mano Libre.

También estará en el festival la belleza inesperada de las pequeñas cosas, con artistas como Javier Aranda y 'Parias'; los aragoneses El Mar del Norte y 'En el vientre de la ballena', los belgas Gare Centrale, Ultramarinos de Lucas, premio Nacional de Teatro para la Infancia y la Juventud, los clásicos de El Chonchón, Laitrum Teatre y Toti Toronel, Inés Pasic (del dúo Hugo e Inés) y un largo etcetera que incluye montajes en caravanas, espectáculos íntimos y los infantiles, a los que precederá el Carrusel D'Andrea, que llegará dentro de unos días a Segovia como el anuncio anual del Festival.

Además, la propuesta de Titirimundi para el público infantil contiene Titiricole, que llega esta edición con 22 piezas de teatro representadas por escolares de 14 colegios, con «396 niños artistas», en palabras de Palma, para continuar así con la recomendación de Julio Michel de que este programa paralelo «crezca sin límite».

Talleres, charlas y exposiciones completan el programa de esta edición, y en este apartado destaca la exposición en Palacio Quintanar de 'Selfie Automaton', una muestra presentada en el pabellón de Rumanía en la Biennale di Venezia de 2016, con autómatas, mecánicos y marionetas de madera, caricuaturas de personajes, criaturas fantásticas o cajas de música que también permiten al espectador reflexionar sobre los mecanismos sociales y el papel del individuo.

Colaboración y apoyo

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha subrayado la apuesta del Ayuntamiento por este festival que «no ha parado de crecer» y que en esta trigésima tercera edición volverá a hacer que «todo vaya a rebosar de títeres, las calles, patios y plazas». Es una apuesta, ha dicho, «por el desarrollo cultural de la ciudad y por su desarrollo económico», pues cada euro que se le dedica «no es un gasto, sino una inversión». Por eso el Consistorio lo ha respaldado «en las duras y en las maduras» y se congratula de que esta edición sea también «una oportunidad para reconocer lo que Julio Michel Significó para la ciudad».

Para Mar Sancho, directora general de Políticas Culturales de la Junta, Titirimundi es «el mejor escaparate donde disfrutar de la actualidad mundial de las marionetas», pues ha conseguido «desde el compromiso con la innovación en las artes escénicas, cautivar a un público heterogéneo y fiel» de castilla y León y de otras comunidades, posee la «riqueza cultural de un espectáculo único» y, como referente en el ámbito escénico, cuenta con la colaboración con la Junta «porque representa un importante activo para la promoción de Castilla y León y Segovia».

La ayuda de la Diputación de Segovia es también importante y necesaria para extender el festival a toda la provincia. Su presidente, Francisco Vázquez, ha indicado que desde hace años la institución ha ido incrementando su participación en Titirimundi, y en esta edición llega a la cifra récord de 43 municipios con 44 representaciones, con una extensión del festival que comenzará el 3 de mayo en Muñopedro y terminará en Pinarejos a fin de mes. La Diputación cede el teatro Juan Bravo para funciones dobles cada día del 14 al 19 de mayo y también el Patio de Columnas del Palacio provincial patra varias representaciones.