El Titirimundi más corto cumple 30 ediciones con una mirada a Rusia y a la tradición popular

Presentación del Festival Titirimundi./
Presentación del Festival Titirimundi.

El apoyo del Ayuntamiento, la Junta de Castilla y León, la Diputación, Caixabank, el Inaem y la taquilla permite cerrar un presupuesto cercano a los 260.000 euros

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

Titirimundi, el Festival Internacional de Títeres de Segovia, tiene cerrado (y presentado) el programa de la edición que hace la número 30, la más corta de su historia y la que concentrará en cuatro días (en realidad seis, si se cuenta el de la inauguración y el posterior con la última actuación) los espectáculos de 31 compañías, diez españolas, 16 europeas, cuatro americanas y una asiática, que inundarán las plazas y calles de la ciudad, los patios y los espacios escénicos de «magia y creatividad», como ha señalado la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, al presentarlo este martes.

El director del festival, Julio Michel, ha abundado en esta idea: «Dentro de quince días un vendaval de ilusión va a invadir la ciudad de Segovia». Será así porque «Titirimundi es la irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana» y, según Michel, «la expresión de la fantasía, la sátira, el esperpento o la parodia como remedio a la hipocresía y el cinismo». El vector serán las compañías que proceden de 14 países, aunque el programa dedica «una mirada especial a Rusia», donde Julio Michel descubrió en San Petersburgo hasta 25 teatros de marionetas y ha contado para esta edición con dos compañías, Teatro Tehb con 'La enciclopedia de los dragones' y The House of Fanny Bell con 'Creando el mundo'.

Otra característica de este trigésimo festival, también dentro de la pluralidad de la que ha hecho seña de indentidad cada año, es que pone la vista en las tradiciones populares de la península Ibérica, con grupos como los portugueses de Os Bonecos de Santo Aleixo, las compañías españolas La Chana y La Canica o expresiones nuevas como el espectáculo 'Marionetas de Taiwan', de Ching Fei Feng Teatro.

Será «el festival más corto» y el que dispone del menor presupuesto de los últimos quince años, pues la cuenta total de cerca de 260.000 euros será inferior en unos 32.000 eurosa la de 2015 al haberse retirado dos de los patrocinadores de las últimas ediciones, Bankia y Tierra de Sabor. Aunque Michel agradece el soporte del Ayuntamiento de Segovia, 100.000 euros, el de la Junta de Castilla y León, otros 100.000 según ha manifestado la directora general de Políticas Culturales, Mar Sancho, el de la Diputación Provincial (unos 40.000 euros en total) que permite extender la programación a 14 pueblos de la provincia y traer al teatro Juan Bravo a 5.000 escolares.

Un nuevo patrocinador es Caixabank, que ha confirmado su intención de continuar colaborando en futuras ediciones, y la organización cuenta con la recaudación de taquilla y con la subvenciónd el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) para cerrar las cuentas. De momento, la venta de entradas es un éxito: a fecha de este lunes ya habían sido adquiridas más de 7.000 localidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos