La subdelegada del Gobierno en Segovia reivindica más presencia de la mujer en la Guardia Civil

La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, y el presidente de la Audiencia, Ignacio Pando, al inicio del acto./Antonio de Torre
La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, y el presidente de la Audiencia, Ignacio Pando, al inicio del acto. / Antonio de Torre

El nuevo cuartel para el alfoz es una reivindicación del cuerpo que está pendiente de los Presupuestos Generales del Estado

CLAUDIA CARRASCALSegovia

La Guardia Civil celebró este lunes sus 175 años de vida recordando algunos de los valores más destacados de este cuerpo, que en Segovia lleva funcionando desde diciembre de 1844. Vocación de servicio, valor, lealtad, eficacia y protección son algunas de las claves que han permitido a este cuerpo evolucionar a lo largo de su trayectoria.

En el acto, que tuvo lugar en la Comandancia de Segovia con presencia de las autoridades de la ciudad, se reivindicó la creación de un cuartel en la zona del alfoz. A través de un vídeo se mostró un resumen de la historia y transformación de la Guardia Civil desde su creación durante el reinado de Isabel II con el fin de sentar las bases de un estado moderno. El bandolerismo y los extremos problemas de seguridad que existían entonces fueron los que impulsaron su fundación de la mano del II duque de Ahumada y V marqués de las Amarillas, Francisco Javier Girón y Ezpeleta, que fue el primer director general del cuerpo. Bajo el lema 'El honor es mi divisa', la Guardia Civil ha ido adaptándose a los tiempos interviniendo en guerras como la carlista, en asuntos de orden público, bandolerismo, la investigación de diversos tipos de delitos, rescates, la derrota de ETA, el control de armas, la protección de la naturaleza, la seguridad vial, la cooperación o la lucha antiterrorista.

En Segovia comenzó con una sección de Infantería y su primer acuartelamiento en el Convento de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la calle Desamparados, con un despliegue inicial de 135 componentes repartidos entre los puestos de Boceguillas, Cuéllar, Villacastín y Segovia. En diciembre de 1948, se encuentra la primera noticia de una intervención de la Guardia Civil en campo abierto al alcanzar a una partida carlista a la que logran dispersar. En la capital, las primeras noticias fueron en 1852 y 1856 por intervenciones en catástrofes a causa del fuego, y el primer caso de delincuencia en 1857, por un robo que se iba a producir en El Soto.

El teniente coronel José Luis Ramírez Gómez detalló durante su discurso que, tras pasar por varios acuartelamientos, no siempre en las mejores condiciones, en 1913 ocuparon la Casa de la Química y a partir de los años 50 el cuartel en el que ahora se encuentra la Comandancia. Asimismo, subrayó que durante estos 175 años el cuerpo ha ido creciendo y ha formado parte de la ciudad y de la provincia. Por eso, terminó su intervención con un recuerdo a los agentes que perdieron su vida en acto de servicio, en especial a Juan Luis Vara, del Destacamento de Tráfico de Valladolid que falleció en servicio el pasado sábado.

La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, también comenzó recordando a Vara y al socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien definió como «una persona clave en la consecución de la paz en España». En otro orden destacó que la Guardia Civil de Segovia atiende 208 municipios, que se extienden por 6.757 kilómetros y en los que viven unos 102.000 habitantes. Además, incidió en la importancia de este cuerpo porque «el nivel de desarrollo de una sociedad moderna y democrática se encuentra íntimamente relacionado con el nivel de seguridad de la que disfruta». En concreto, en Segovia las cotas de seguridad son buenas, según Martín, quien destacó que en 2018 los delitos en la provincia disminuyeron un 1,4 %. No obstante, advirtió de que «no se puede caer en la autocomplacencia» por eso, el objetivo de las fuerzas de seguridad, y en este caso de la Guardia Civil, es contribuir con una labor preventiva a evitar la comisión de delitos y en los supuestos en que se produzcan trabajar para esclarecerlos.

También hizo una referencia a las mujeres que forman parte de la Benemérita, alrededor de 5.500 a nivel nacional y 46 en la provincia de Segovia, lo que supone el 7,2 % de los agentes con representación en «casi todas las escalas, hasta teniente coronel», aseguró. Unas cifras en las que, a su juicio, se tiene que seguir avanzando porque «el verdadero hito es la integración total y efectiva de la mujer en el cuerpo». El progreso se ha ido consolidando, según Martín, con medidas como la adaptación de los chalecos antibalas a la anatomía femenina o la regulación de los procesos de incapacidad temporal en los supuestos de embarazo y parto. Otra de las modificaciones más recientes a las que hizo referencia es el reconocimiento en beneficio de las agentes víctimas de violencia de género del mantenimiento íntegro de sus retribuciones cuando hagan uso del permiso correspondiente. Además, hizo hincapié en la relevancia de la creación de la Unidad de Mujeres e Igualdad con el fin de que el cuerpo se feminice.

Plantillas cubiertas

El teniente coronel reivindicó la necesidad de que las plantillas estén siempre cubiertas y se adecuen a las realidades de las nuevas legislaciones, pero, sobre todo, que cuenten con la Guardia Civil a la hora de pensar en proyectos y planes para recuperar la población en el medio rural. En su opinión, el primer servicio que hay que dar para evitar la despoblación es el de la seguridad.

Sobre los cuarteles que están distribuidos por toda la provincia y que son las sedes de los 560 agentes que trabajan en la actualidad, indicó que hay una planificación para que se vayan arreglando de forma progresiva con el fin de que estén en las debidas condiciones para que las familias puedan vivir. Además, consideró como una medida prioritaria la creación de un nuevo acuartelamiento en el alfoz de Segovia para disponer de más espacio cerca de la capital y lograr que se preste un mejor servicio por la Guardia Civil en estas zonas. Esta infraestructura ya está prevista en los planes estratégicos de la Guardia Civil y se está impulsando porque el Gobierno es sensible a ello, según la subdelegada del Gobierno, quien afirmó que primero es necesario tener unos Presupuestos Generales del Estado firmes y contundentes.

En cuanto la Unidad de Seguridad Ciudadana, que se puso en funcionamiento en 2018, Ramírez aclaró que el balance es muy bueno por los niveles de seguridad que existen, ya que contribuye a reforzar los servicios y a realizar operativos y dispositivos que requieren de un mayor nivel de especialización.