La subasta de ofrendas en Vallelado alcanza los 755 euros

Eustaquio Muñoz y Miguel Gutiérrez, durante la subasta. /C. C.
Eustaquio Muñoz y Miguel Gutiérrez, durante la subasta. / C. C.

La recaudación en el tradicional acto de San Isidro superó en un 18% la obtenida el año pasado

CRUZ CATALINAVallelado

Como muchos pueblos y ciudades de España, Vallelado se encomendó el miércoles a San Isidro, patrón del sector agropecuario, del que vive buena parte de su población. Los actos comenzaron al mediodía en el templo parroquial dedicado a Santo Tomás Apóstol, donde tuvo lugar la misa presidida por los tres mayordomos de la cofradía, Ricardo de la Calle, Jesús Arranz y Antonio del Ser, que portaban las varas con las insignias. En la celebración, a la que asistieron numerosos vecinos, se rogó la intercesión del santo para que llegue la necesitada lluvia.

A su término tuvo lugar el tradicional refrigerio,y ya por la tarde, sobre las 19 horas, salió del templo parroquial la imagen de San Isidro Labrador, con su inseparable yunta de bueyes y el ramo de espigas en lo alto del báculo. A los sones del himno nacional interpretado por un grupo de dulzaineros y tamborileros, la talla procesionó sobre una carroza empujada por varios devotos. El desfile duró más de una hora por calles y reunió a numerosos vecinos de todas las edades, que no cesaron de bailar jotas y vitorear al patrón.

Concluida la procesión, y como es costumbre desde hace más de tres decenios, tuvo lugar en la pequeña escalinata de acceso al templo parroquial la subasta de las ofrendas presentadas este año al santo por parte de una docena de vecinos como muestra de devoción . De nuevo fue Miguel Gutiérrez, ayudado por Eustaquio Muñoz, el encargado de animar y dirigir la subasta, en la que se recaudaron un total de 755 euros, «cifra similar a la conseguida a los años anteriores al estallido de la crisis», explicaron, y que supone un 17,97% más que lo recaudado el pasado año, en el que comenzó a recuperarse al alza el numero de licitadores y cantidades ofrecidas.

En esta ocasión fueron subastados dos hermosos cochinillos vivos, por los que se pagaron 30 y 70 euros, respectivamente; un pollo de corral, que costó 35 euros; un lote de dulces, por 40 euros; dos ricas tartas, que se cotizaron a 40 y 55 euros; dos jamones, a 100 euros cada uno; un lote de rosquillas de palo y miel, adquirido por 25 euros; otro de tortilla de patata, queso y vino, por 50 euros, y dos cestas de ricas rosquillas ciegas artesanas, que alcanzaron el precio de 90 y 120 euros.

Las celebraciones festivas en honor a San Isidro continuarán este fin de semana con una verbena popular en la Plaza Mayor animada con una disco-móvil, la noche del sábado, y el concurso gastronómico conocido como 'Las tapitas de San Isidro', organizado por la Asociación La Tahona. Se celebrará en las jornadas del sábado y domingo, en sesión matinal y vespertina, y en él participan los bares Vicente y Barruelo de Vallelado y Chicote y Sancho de la vecina localidad de Mata de Cuéllar. Las tapas se podrán degustar al precio de 1,20 euros (sin incluir bebida). Los clientes podrán votar en una cartilla-visado, al finalizar la ronda, por aquella que le haya resultado más sabrosa y llamativa. Los participantes entrarán en el sorteo de un cofre de regalo.