El silencio administrativo en un ataque de lobos en Segovia le cuesta a la Junta 52.132 euros

Vacas pastan en un terreno cerca de El Espinar. /Antonio de Torre
Vacas pastan en un terreno cerca de El Espinar. / Antonio de Torre

Un ganadero de El Espinar recurrió a los tribunales después de que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente no respondiera en el plazo establecido a su reclamación

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha fallado a favor de un vecino del municipio segoviano de El Espinar, quien había recurrido la desestimación por presunto silencio administrativo de la Junta de una petición de responsabilidad patrimonial solicitada por el demandante a raíz de los daños y perjuicios sufridos como consecuencia de los ataques cometidos por lobos contra su explotación ganadera.

Esta petición objeto del recurso se produjo el 31 de julio de 2017 ante la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. El afectado reclamaba en un inicio 55.648 euros, aunque en la demanda se reduce la cuantía reivindicada en los tribunales al deducirse el dinero ya percibido por compensación de los siniestros.

En la reclamación, el ganadero exponía que debía ser la Administración regional la que asumiera el coste de los daños ocasionados por los ataques de lobos a su cabaña. Alegaba que los perjuicios económicos provocados por dicho animal, como especie protegida, «no deben ser soportados individualmente», sino que correspondía a la Junta de Castilla y León su resarcimiento.

Por su parte, la representación legal del Gobierno autonómico expresó su oposición a abonar la indemnización solicitada esgrimiendo que el demandante ya había cobrado 3.152 euros en pagos compensatorios. Asimismo, alegó que la nueva norma por la que se aprobó el Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León «da un giro a la anterior situación, puesto que en virtud de tales normas ha sido excluido del régimen general de responsabilidad de las administraciones públicas respecto a los daños causados por fauna silvestre».

Valoración

La sentencia recoge que la explotación de ganado vacuno viene siendo objeto de ataques de lobos desde 2005, en especial contra reses menores. El elevado número de bajas acumulado por la granja, obligó a la propiedad a destinar parte de las hembras al recrío. Cuando el demandante presentó la reclamación patrimonial, adjuntó un informe elaborado en abril de 2016 con la valoración de los daños, del que discrepó en su alegato la Administración.

Asimismo, el fallo del TSJCyL señala que no hubo resolución a la petición del ganadero en el plazo establecido, lo que provocó que el afectado recurriese a los tribunales contra la presunta desestimación por silencio administrativo.