Sesenta mascotas se lucen en un desfile en La Granja contra el abandono animal

Los niños se sentaron en primera fila para no perderse un detalle del desfile y, a la derecha, propietarios de algunos de los perros participantes. /Óscar Costa
Los niños se sentaron en primera fila para no perderse un detalle del desfile y, a la derecha, propietarios de algunos de los perros participantes. / Óscar Costa

La protectora Animalejos logra duplicar las inscripciones de la convocatoria anterior

MARÍA MARTÍNEZSegovia

«Da mucha alegría ver que tanta gente se está concienciando porque esto al final es la lucha contra el maltrato animal», comentaba ayer Beatriz Touriñán, representante legal de la protectora Animalejos y organizadora del Concurso de Animales con Gracia, que llega a su octava edición en el marco de las fiestas de La Granja de San Ildefonso. En certamen, que llenó de mascotas la Plaza de los Dolores, busca recaudar fondos «para los peques» y dar una mayor visibilidad a sus historias, señaló Touriñán. Niños y adultos demostrar su amor incondicional a sus mascotas; algunas pasaban por el aro que formaron sus dueños con los brazos, otras se paraban a beber agua en los cubos colocados, las había que no querían andar, algunas daban la patita, comían de la boca de sus propietarios o se subían encima de ellos.

El desfile por la alfombra roja comenzó con los padres detrás de la barrera y los niños en primera línea para ver de cerca a cada uno de los perros y aprovechar para acariciarles en corro. El jurado, integrado por el actor Vicente Renovell, el escritor y fotógrafo Mario del Castillo y la presidenta del Partido Animalista, Silvia Barquero, tomó su decisión tras ver desfilar a los más de sesenta canes que se citaron en La Granja. Los ganadores se dividieron en cuatro categorías: el pequeño más saleroso fue 'Merlín'; el grande más tierno, 'Mara'; la historia más chula, la de Kenia, y en la modalidad 'soy adoptado en Animalejos', ganaron 'Benja' y 'Lana'. Pero sin duda, el mayor premio se lo llevó una familia de Madrid que rescató para su hogar a uno de los perros en posible adopción, 'Chuli'.

'Kenia' es otra de las afortunadas. En su día fue rescatada para vivir en una de las casas de acogida que colabora con la protectora. «Es una perrita que cuida a todos los animales que llegan a su casa hasta que se rehabilitan y pueden ser adoptados, ya sean perros o gatos. La encontraron en la calle con muchísimo miedo. La cuidaron a ella y ella sigue su cadena de favores ayudando a otros».

Reivindicaciones

Más allá de su faceta lúdica, el desfile perruno tenía también un carácter reivindicativo para alertar de la gran cantidad de animales que son abandonados en la calle o maltratados, y del aprendizaje que se obtiene gracias a ellos. «Cada año hay más abandonos y menos familias para adoptar, llega un momento en el que hay más perros que familias. Se va a tener que esterilizar a todos los animales», señaló Beatriz Touriñán, quien apuntó que esta acción es la única solución para que las protectoras dejen de tener el nivel de necesidad tan alto que existe ahora.

La asociación tiene a su cargo 170 animales de diferentes especies, aunque los perros fueron los absolutos protagonistas en la actividad de ayer. Es la octava edición del concurso y la segunda que se realiza en el Real Sitio de San Ildefonso. En esta ocasión se consiguieron duplicar las 30 inscripciones de la vez anterior. Todos las personas que participaron en el desfile se llevaron una bolsa con chuches para sus mascotas. Además, se llevaron a cabo diferentes acciones para recaudar fondos para la protectora, desde una rifa con objetos donados por diferentes comercios y la subasta de un cuadro del fotógrafo Mario del Castillo hasta un mercadillo. «Es lo que nos ayuda a seguir adelante para cubrir todos los gastos veterinarios y de alimentación», dijo Touriñán, quien explicó que no cuentan con subvenciones públicas.

Animalejos lanzó un SOS a principios de verano. Este ha sido, con diferencia, el peor año desde que Animalejos abriera, hace un lustro. Los pasados años daban en adopción una media de 150 perros; en 2019, a mitad de año, solo llevaban 25. La asociación tiene más de 170 animales, cuando las instalaciones inicialmente, estaba pensadas para mucho menos de la mitad de capacidad. «Menos mal que contamos con la colaboración de las casas de acogida, sino sería inviable», advertía Touriñán.