El séptimo proyecto Uvas Nómadas elaborará un nuevo vino con garnacha tintorera de Fuensaldaña

Los responsables de Bodegas Malaparte, en sus viñas. /M. R.
Los responsables de Bodegas Malaparte, en sus viñas. / M. R.

MÓNICA RICOCuéllar

La Bodega Malaparte continúa con éxito su proyecto Uvas Nómadas, y hace unos días puso en marcha la que será su séptima edición, para la cual elaborarán vino con una de las variedades de uva más curiosas de España, como es la Alicante bouschet, popularmente conocida como garnacha tintorera.

Para ello han elegido un viñedo en la localidad vallisoletana de Fuensaldaña, no muy viejo. Han sido sus suelos y altitud los que han hecho que los responsables del proyecto, Elisa de Frutos y Rubén Salamanca, hayan optado por elaborar un nuevo vino con esta variedad de uva tan peculiar, una de las pocas uvas con la pulpa granate, además de su piel casi negra.

En la zona de Fuensaldaña las viñas están repartidas y mezcladas con otras variedades, por lo que encontrar una pequeña parcela con muchas juntas «ha sido fruto de una casualidad y un gran reto», apuntan.

Una vez más elaborarán el vino a través de una nueva campaña de 'crowdfunding' o micromecenazgo, a través de la web Verkami, con la que llevan trabajando desde la primera edición. El objetivo es elaborar un vino tinto con fermentación en barricas abiertas de 225 y 300 litros. Que posteriormente envejezca unos meses en roble francés no muy nuevo y ánforas de barro. Antes de ello llegará la vendimia, aproximadamente a finales de septiembre. Después la uva viajará 70 kilómetros hasta la bodega en Cuéllar y tras todo el proceso se elaborarán entre 1.500 y 2.000 botellas de un vino único. Entre mayo y junio de 2020 podría llegar a los mecenas.

Para formar parte del proyecto se puede ser mecenas realizando una aportación que va desde los 30 euros, y que incluye 4 botellas de vino, nombre en la etiqueta, invitación a la fiesta Uvas Nómadas y gastos de envío, hasta los 210 euros, recompensa especial para tiendas, vinotecas o restaurantes, que incluye 30 botellas, nombre en la etiqueta, visita a la bodega, invitación a la fiesta y una caja de seis botellas de Malaparte Tempranillo, uno de los caldos que elaboran habitualmente.

Todo el dinero obtenido de las aportaciones se destina íntegramente a los costes de compra, vendimia y transporte de la uva a la bodega, además de a la elaboración, embotellado, etiquetado y envío del vino.