El Seprona formaliza en un año 23 denuncias por infracciones urbanísticas en Segovia

Un agente ante una edificación a medio hacer. /Foto de la Guardia Civil
Un agente ante una edificación a medio hacer. / Foto de la Guardia Civil

Investigados tres promotores por edificar viviendas el suelo protegido cuando pidieron licencia para construir naves

El Norte
EL NORTESegovia

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Segovia investiga a tres personas por la construcción de otros tantos edificios de viviendas no autorizables en terrenos clasificados como rústicos en diferentes términos municipales de la provincia. Estos hechos, según la información facilitada por la Subdelegación del Gobierno, se produjeron a lo largo del año pasado. Las mismas fuentes explican que estas actuaciones representan «una supuesta comisión de un delito relativo a la ordenación del territorio».

Al parecer, los presuntos autores han incurrido en la posible ilegalidad procediendo de forma idéntica en los tres casos detectados. Las edificaciones se levantaban sobre suelo natural protegido, especifican fuentes oficiales.

Primero, los promotores de las viviendas solicitaban la autorización municipal para construir un inmueble compatible con el suelo rústico, como por ejemplo naves para guardar aperos de labranza o plantas para el alojamientos de animales. Después, ejecutaban reformas sobre el proyecto original hasta levantar una edificación destinada al uso residencial, que, con carácter general, está prohibido en esta clase de terrenos.

Hasta cuatro años de prisión

Estas intervenciones de los agentes del Seprona se enmarcan dentro la misión específica asignada a este servicio consistente en velar por el cumplimiento de las disposiciones legales referentes a la ordenación del territorio.

El año pasado, efectivos de esta especialidad formularon veintitrés denuncias a lo largo y ancho de la provincia motivadas por distintas infracciones administrativas en materia urbanística, añade la información de la Subdelegación del Gobierno en Segovia.

Por su parte, el Instituto Armado recuerda que la construcción de viviendas en suelo no urbano «está prohibida por la legislación vigente». Únicamente en casos excepcionales podrán obtener la pertinente autorización como consecuencia de la tramitación del expediente administrativo de turno. Además, el articulado del Código Penal prevé para estas conductas penas hasta cuatro años de prisión y, de manera accesoria, los jueces y tribunales pueden ordenar la demolición de la obra a cargo del autor.