El segoviano Pedro Ruiz Aragoneses, nuevo alcaide del Museo del Vino de Valladolid

De izquierda a derecha, Pedro Ruiz (Pago de Carraovejas), Almudena Alberca (Bodegas Viña Mayor) y Ronaldo Nazario (presidente del Consejo de Administración del Real Valladolid), muestran las medallas que les reconocen como alcaides del Museo Provincial del Vino. /A. O.
De izquierda a derecha, Pedro Ruiz (Pago de Carraovejas), Almudena Alberca (Bodegas Viña Mayor) y Ronaldo Nazario (presidente del Consejo de Administración del Real Valladolid), muestran las medallas que les reconocen como alcaides del Museo Provincial del Vino. / A. O.

La distinción del director general de Pago de Carraovejas destaca el «firme compromiso de su bodega con la apuesta por proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D+i)

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROSegovia

El Museo Provincial del Vino (MPV) tiene tres nuevos alcaides después de que el castillo de Peñafiel acogiera ayer una gala en la que se reconoció la figura del director , el segoviano Pedro Ruiz Aragoneses; la primera mujer Master of Wine de España y directora técnica de Bodegas Viña Mayor, Almudena Alberca; y el exfutbolista y presidente del Consejo de Administración del Real Valladolid, Ronaldo Nazario.

El primero en recibir el reconocimiento fue Pedro Ruiz Aragoneses, hijo del restaurador segoviano José María Ruiz y fundador de Pago de Carraovejas. Según destacó Carnero, la distinción se debe al «firme compromiso de su bodega con la apuesta por proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D+i), con la singularidad de su elaboración, con su gestión de la cultura del detalle o con la apuesta por la enogastronomía de alto nivel. Todo para ofrecer un mejor servicio y una oferta reforzada y renovada de enoturismo y de vinos de calidad».

Pedro Ruiz agradeció el nombramiento elogiando, a su vez, a sus compañeros de distinción, extendiendo agradecimientos a sus padres, a su equipo y a la familia que ha fundado en Peñafiel este segoviano que también se siente peñafielense. Sobre el honor recibido expresó su intención de «estar a la altura para ser embajador de los vinos de Valladolid», ya que, en palabras del bodeguero, «hay algo que nos une, que es el vino, un mundo que tiene algo mágico», subrayó antes de incidir en que «nos une algo mágico».

Almudena Alberca, por su parte, destacó que «es un orgullo ver mi nombre junto al de otras personalidades» y confesó que esta distinción culmina «un año muy bonito y emocionante». Este reconocimiento, añadió, «se suma al amor que siento por el mundo del vino» y resulta «doblemente bonito que reconozcan tu trabajo en tu zona».

Ronaldo Nazario, por último, aseguró que «es un honor recibir este galardón tan unido a esta tierra y sus gentes» y anticipó que «desde el Real Valladolid tenemos el objetivo de que crezca nuestra ciudad y su provincia, y no se puede entender un club sin su ciudadanía». Este reconocimiento, concluyó, «es mucho más que un símbolo porque representa a muchas personas que apostaron por su tierra y que creyeron en su universalidad».