Segovia reducirá el copago en los servicios de ayuda a domicilio y teleasistencia

Una asistente ayuda a una anciana en su casa./Henar Sastre
Una asistente ayuda a una anciana en su casa. / Henar Sastre

Los coeficientes que determinan el cálculo del copago y la gratuidad serán «mucho más favorables» para los usuarios

CLAUDIA CARRASCALSegovia

Las rentas más bajas serán las más beneficiadas por la nueva ordenanza de Ayuda a Domicilio, Lavandería, Comida a Domicilio y Teleasistencia. Aunque gran parte de las modificaciones que propone son muy técnicas y, en la mayoría de los casos, busca aclarar conceptos y situaciones que hasta la fecha resultaban ambiguas, también contempla ciertas mejoras en cuanto a los precios públicos que tendrán que pagar los usuarios por estos servicios.

Los coeficientes que determinan el cálculo del copago o la gratuidad serán «mucho más favorables para los usuarios». Uno de los ejemplos es que, según el concejal de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo, Andrés Torquemada, la teleasistencia será gratuita para aquellas personas que tengan una renta inferior a los 630 euros mensuales en 2019 y a los 700 en 2020, cuando hasta la fecha los únicos que no tenían que pagar eran los que cobraban menos de 585 euros.

El objetivo de esta ordenanza es adaptarla a los cambios normativos que ha experimentado la regulación de las prestaciones del sistema para la autonomía y atención a la dependencia en Castilla y León. Además, insiste en que supone una mejora sustancial para el usuario de los servicios, así como la homogeneización de la cuota de copago en todas las provincias la Comunidad.

Hasta el próximo 13 de mayo este documento se encuentra en fase de consulta pública, por lo que cualquier ciudadano puede leerlo en la página web del Consistorio y remitir las alegaciones que considere pertinentes. De momento, nadie ha presentado ninguna y de seguir así, una vez que concluya el plazo, su aprobación debería de ser inmediata. No obstante, admite que las elecciones municipales podrían retrasar este proyecto, al menos, hasta que se constituya el nuevo Gobierno local. En cualquier caso, es una ordenanza que tiene que estar aprobada el próximo trimestre, recalca.

Renta y patrimonio

Otra de las modificaciones que incluye el documento es la corrección de la definición de renta de referencia, ya que la actual contiene una cierta incongruencia con la fórmula de copago, por lo que se corrige para que sea completamente coherente, indica. También elimina la aportación imputable al patrimonio por debajo de 35 años y se establece la exención al patrimonio que no exceda los 22.000 euros, actualizado según el catastro y sin tener en cuenta la vivienda habitual. En relación a la vivienda también se introduce el concepto de la cotitularidad y solo se tiene en cuenta el porcentaje de propiedad que le corresponde al usuario. Algo que, tal y como expresa Torquemada, es «absolutamente razonable para evitar que se les reduzca la ayuda por una propiedad de la que solo tienen una parte». En esta categoría se mantiene que los bienes inmuebles catalogados como protegidos no se tendrán en cuenta.

En el caso de la ayuda a domicilio y el servicio de comidas se elimina el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de la fórmula de cálculo. De este modo, se evita que se incremente el copago «por encima de lo razonable» cuando sube el IPREM más que las pensiones. En su lugar prevé un coeficiente que se actualiza exclusivamente teniendo en cuenta la subida de las pensiones.

Para aquellos que no reciben el servicio gratuito, la ordenanza introduce una cuota mínima de dos euros, una medida que, tal y como expone, afecta a muy pocas personas, pero que servirá para evitar el cobro de céntimos.

Además, impone el copago del 25% y hasta un máximo del 90% de la cuantía del primer usuario para los siguientes, a los que hasta ahora se les consideraba beneficiarios. El motivo es que la plataforma sociosanitaria prevé cambios importantes en la prestación para adaptarse a las necesidades más concretas de cada usuario a través de contenidos y dispositivos diferentes para cada uno de ellos. Por eso, cada usuario tendrá su expediente y pasarán a ser titulares. No obstante, advierte de que esta medida no significa que se incremente el coste sobre la aportación actual, ya que la reducción prevista es superior a ese 25 %, que tendrán que asumir como mínimo.

Aparatos de teleasistencia de Cruz Roja.
Aparatos de teleasistencia de Cruz Roja. / Antonio Tanarro

Entre los conceptos que se han tratado de clarificar para evitar controversias se encuentran el de persona económicamente dependiente, que ahora se asocia a la normativa del IRPF, o la renta computable. En este caso, deja claro que se tendrá en cuenta la totalidad de los ingresos, cualquiera que sea la fuente de procedencia, derivados, directa o indirectamente, del trabajo personal, las prestaciones públicas, los ingresos derivados de elementos patrimoniales, de bienes o derechos, del ejercicio de actividades económicas, así como los que se obtengan como consecuencia de una alteración en la composición del patrimonio.

Además, contempla que los menores de 25 años que estén en situación de tutela o acogimiento tendrán la misma consideración que los hijos y se aclara que caso de vivir en más de una casa en propiedad se computará como domicilio habitual el de empadronamiento.

Antes de su puesta en marcha es complicado hacer una media del ahorro que va a suponer la nueva ordenanza para los usuarios de estos servicios, al menos hasta que no esté aprobada y los Centros de Acción Social (CEAS) hagan el cálculo individualizado, incorporando las modificaciones favorables de muchos de los coeficientes. Eso sí, subraya que supondrá una mejora para los cientos de personas de la ciudad que requieren de estos servicios, la mayoría personas mayores y dependientes, porque los copagos se reducen sustancialmente y aumentan los casos de gratuidad.

Usuarios y presupuestos

En una población envejecida como es la de Segovia es de vital importancia atender las necesidades de las personas mayores, según el concejal, quien destaca el trabajo que se realiza desde el Ayuntamiento para mejorar el sistema de atención y las prestaciones que se otorgan. A su juicio, uno de los valores de este servicio es conseguir que se adapte de forma constante a la realidad y a las peculiaridades de cada momento porque «son recursos indispensables» para las personas mayores o con capacidades diversas.

La ayuda a domicilio llegó en 2018 a 517 personas, cuatro menos que en 2017, cuando fueron 521, y contó con un presupuesto de 1,2 millones y más de 70 empleados. Como el resto de las prestaciones de este tipo dependen del acuerdo marco de Servicios Sociales por lo que la Junta de Castilla y León aporta entre el 65 y el 80%, en este caso 800.000 euros y entre el Ayuntamiento y los usuarios a través del copago asumen los otros 400.000 euros.

Acompañamiento a consultas

Entre los programas más novedosos del Consistorio en Servicios Sociales se encuentra el de acompañamiento social al médico. 'Voy contigo' evita que las personas mayores, dependientes o con movilidad reducida de la ciudad tengan que acudir al médico solas. Profesionales recogen a los beneficiarios en su domicilio y los acompañan andando o en taxi hasta la consulta correspondiente, además, si es necesario pueden reportar las conclusiones de la cita a los familiares. De este modo, se evita que estas personas sufran inseguridad y se da un respiro a los familiares, que en muchas ocasiones se ven obligados a acudir con ellos a consulta y, por tanto, a ausentarse de su puesto de trabajo. Este proyecto piloto financiado íntegramente por el Ayuntamiento de Segovia ha permitido realizar una docena de acompañamientos desde los primeros días del año, además, de varias solicitudes de información que están pendientes de convertirse en servicios efectivos, aunque se espera que la cifra sea muy superior en los próximos meses. Por el momento, está en fase de pruebas y no hay un presupuesto delimitado porque depende de la acogida. No obstante, Torquemada afirma que hay mucha gente que desconoce su existencia, por lo que se explicará el funcionamiento en las aulas para mayores y Centros de Acción Social.

En teleasistencia se ha pasado de los 522 usuarios en 2017 a los 415 de 2018 y Torquemada detalla que el 40% tiene más de 80 años. El presupuesto que ha requerido la prestación de este servicio superó los 60.000 euros el último año.

En 2018 se beneficiaron del servicio de comida a domicilio 120 personas, dos más que el año anterior y la partida presupuestaria destinada rondó los 150.000 euros frente a los más de 132.000 de 2017. El edil indicó que este servicio lleva menos tiempo prestándose que los anteriores, pero está funcionando muy bien y cada vez son más los usuarios que demandan la opción de comidas de lunes a domingo, en lugar de la que comprende solo cinco días a la semana.

Mejoras

Uno de los aspectos más positivos es que la ciudad está logrando cubrir las necesidades de forma inmediata, por lo que no existe lista de espera en ninguno de los tres servicios. Aunque Torquemada reconoce que siempre se puede seguir mejorando y uno de los retos es precisamente poder aumentar el número de horas que reciben los usuarios de ayuda a domicilio.

El Ayuntamiento siempre ha tratado de otorgar la máxima asistencia recomendada, atendiendo a las limitaciones de la Junta de Castilla y León, pero de cara a la próxima legislatura uno de los objetivos es incrementar las horas de ayuda que reciben. En este sentido, señala que en la actualidad lo más normal es recibir una hora diaria, es decir, cinco a la semana y el máximo que se otorga en condiciones normales es de dos horas diarias, diez semanales. Eso sí, aclara que hay situaciones excepcionales en las pueden llegar a concederse hasta 20 horas de ayuda a domicilio a la semana.

Otra de las ventajas es que el sistema de prestación está configurado para que los usuarios que realmente necesitan el servicio con urgencia no tengan que esperar a recibir la valoración de dependencia de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta. A pesar de ser ayudas vinculadas a la dependencia el Ayuntamiento inicia la tramitación de la prestación de forma paralela para que el proceso sea más ágil y si es necesario puedan comenzar a beneficiarse del servicio antes de tener acreditada la situación de dependiente.

Una mayor cobertura y la mejora y modernización de los sistemas son algunos de los retos que requiere el servicio a lo largo de los próximos cuatro años. Además, podría implantarse el servicio de lavandería del que Segovia carece hasta la fecha por falta de demanda. Los últimos años se han producido demandas muy puntuales, no obstante, el concejal del área asegura que si las solicitudes aumentan «no habría ningún problema en implantarlo».