Segovia reconoce al Nuevo Mester como su «alma» y «memoria sentimental»

Muchos segovianos se acercaron a la Plaza Mayor para aplaudir a los miembros del Nuevo Mester. /Antonio Tanarro
Muchos segovianos se acercaron a la Plaza Mayor para aplaudir a los miembros del Nuevo Mester. / Antonio Tanarro

Sus integrantes reciben los títulos que les acreditan como hijos predilectos e hija adoptiva de la ciudad

El Norte
EL NORTESegovia

La admiración y cariño de la ciudad de Segovia hacia el Nuevo Mester de Juglaría se plasmó ayer, en la Plaza Mayor, con un homenaje popular y la entrega de los nombramientos como hijos predilectos de la ciudad a Fernando Ortiz, Luis Martín, Rafael San Frutos y Francisco García Bermejo, y como hija adoptiva, por ser nacida en Albacete, a Llanos Monreal. Con este acto se dio cumplimiento al acuerdo unánime de toda la corporación municipal de concederles estos títulos en el 50 aniversario de la creación del Mester.

Luquero afirmó que el Nuevo Mester de Juglaría es «el alma de Segovia y de Castilla», la memoria sentimental «que nos emociona como pueblo y como persona». Su música y sus canciones están ligadas a muchos recuerdos de los segovianos, «han acompañado nuestra vida», además de «nuestra dignidad y la de nuestros mayores», subrayó Luquero. La alcaldesa señaló como un hecho «excepcional» que en un mismo acto cuatro personas recogieran el nombramiento de hijo predilecto de Segovia y un título de hija adoptiva, «pero también es excepcional lo que habéis hecho por esta tierra» y es «inmenso el cariño, el respeto y la admiración que os profesan todos los segovianos». Clara Luquero citó a Machado, gran amante del folclore, para recordar que «lo esencial humano se encuentra con la mayor pureza en el alma popular», en el camino de la memoria. Para los segovianos, resumió la alcaldesa, «Luis, Rafa, Paco, Fernando y Llanos» son «parte de la familia», «hijos del pueblo» y«testigos de cazadores de canciones como Agapito Marazuela», lo que les ha convertido en «el grupo de folk más importante de la historia reciente de nuestro país», cuyas jotas y canciones bailan y cantan varias generaciones, informa Ical.

El grupo ha cumplido medio siglo de vida llevando el nombre de Segovia por España y medio mundo, despertando «el alma castellana» y convirtiendo el lenguaje de fiesta, de alegría y de esperanza es un «lenguaje universal» para ser «patrimonio inmaterial de Segovia», porque «siempre habrá una canción del Mester para recordarnos de dónde venimos y a dónde vamos», resumió Luquero.

Muchos ciudadanos se acercaron hasta la Plaza Mayor para ser testigos, en una primaveral mañana, del reconocimiento a los miembros del Mester, que arrancó con la interpretación de 'La Entradilla' de Agapito Marazuela. Los asistentes disfrutaron de una fiesta del folclore y la música de raíz con la música de la Ronda Segoviana, La Órdiga, Free Folk, el Grupo de Danzas La Esteva y, por supuesto, el colofón a cargo de los homenajeados.