Segovia prohibirá circular a más de 30 por hora en Ezequiel González y Conde Sepúlveda

Señales de los carriles limitados a 30 kilómetros por hora en la avenida de la Constitución./De Torre
Señales de los carriles limitados a 30 kilómetros por hora en la avenida de la Constitución. / De Torre

La carretera de La Granja se queda sin carril para ciclistas al ser titularidad de Fomento

QUIQUE YUSTESegovia

El objetivo del Ayuntamiento de Segovia de habilitar un carril para bicicletas en todas las calles de la ciudad que tengan al menos dos carriles por dirección no podrá ser ejecutado al completo. Al menos por el momento. La carretera de La Granja se librará de dicha actuación al ser competencia del Ministerio de Fomento, ocasionando un trastorno a la Concejalía de Tráfico en su objetivo de crear un ciclocarril continuo que atraviese gran parte de la ciudad y que finalice en la rotonda de la CL-601 y la SG-20, lugar en el que comienza el carril bici situado en paralelo a la carretera autonómica.

La idea de los responsables municipales era clara: que todas las calles con doble carril de circulación de la ciudad tuvieran uno habilitado para ciclistas, en los que la velocidad máxima sea de 30 kilómetros por hora y que favorecieran una mejor convivencia de conductores y usuarios de bicicleta. Empezaron su ejecución en el verano de 2016 en la avenida Gerardo Diego, vía de entrada al barrio de Nueva Segovia en la que está prohibido circular a más de treinta por hora por ambos carriles derechos, señalizados con los pertinentes dibujos sobre la calzada. El pasado año el turno fue para la avenida Vía Roma, en el barrio de San Lorenzo y una de las principales entradas a la ciudad, y para la avenida de la Constitución, aprovechando su remodelación. En 2018, y aunque el plan «está un poco parado», según reconoce el concejal de Tráfico, Ramón Muñoz-Torrero, la intención es habilitar el ciclocarril en Ezequiel González y Conde Sepúlveda.

Su puesta en marcha se realizará con la llegada del buen tiempo, tendrá como punto de partida la rotonda de Cándido y se unirá con el ciclocarril ya existente de Gerardo Diego. En el inicio por Ezequiel González el concejal no prevé que haya problemas hasta la rotonda de la Policía Nacional, ya que dicho tramo es de titularidad autonómica. Desde ese punto el carril continuará todo Conde Sepúlveda y Obispo Quesada hasta llegar al barrio del Cristo del Mercado, donde figura una de las dudas que manejan los responsables municipales para continuar con el ciclocarril una vez se llegue a la glorieta del Arco de Madrid, junto al cuartel de la Guardia Civil.

La primera opción para unirlo con el carril de Gerardo Diego es la carretera de San Rafael. La parte final de esta vía, donde cuenta con dos carriles por dirección, ya cuenta con la limitación de 30 kilómetros por hora. Sin embargo, el tramo que va desde la rotonda de la Guardia Civil hasta la glorieta con salida a la carretera de Valdevilla y a la avenida de la Constitución es de un único carril por dirección con una alta intensidad de tráfico, sobre todo en las horas puntas del día. A pesar de ello, no se descarta que el carril pueda ser limitado a 30 kilómetros por hora para proteger al ciclista. «No quedaría más remedio que señalizarlo como zona 30, aunque fuera de un único carril por dirección», señala el concejal.

La segunda alternativa supone más metros, pero también más espacio para la convivencia de ciclistas y vehículos a motor. En lugar de discurrir por el tramo inicial de la carretera de San Rafael, bajaría por la avenida de Juan Carlos I –también de un único carril por dirección– hasta la glorieta de la avenida de la Constitución, donde se enlazaría conña zona 30 ya existente y que llega a la rotonda donde comienza la carretera de Valdevilla, uniéndose después al tramo final de la carretera de San Rafael y posteriormente a Gerardo de Diego.

Pero tras recorrer toda la avenida que comienza en la rotonda del Pastor se llega al segundo gran problema para llegar al carril bici situado en paralelo a la CL-601. Al no ser de titularidad municipal la carretera de La Granja, el Ayuntamiento no podrá instalar en dicha vía la limitación de 30 kilómetros por hora, también descartada en la avenida Padre Claret debido a su alta intensidad de tráfico. «Nos hemos quedado un poco perdidos en esa zona», reconoce Muñoz Torrero, quien contempla como solución implantar el ciclocarril por alguna de las calles de Nueva Segovia para poder llegar al carril bici de la CL-601, siendo Dámaso Alonso la que más papeletas tiene para limitar su velocidad a 30 kilómetros por hora.

Respetadas

Tres zonas de la ciudad cuentan ya con carriles limitados a 30 kilómetros por hora, en los que el objetivo, según recuerda Muñoz-Torrero, es proteger y garantizar la seguridad del ciclista por un carril que matiza «no es para su uso exclusivo». Durante los más de dos años que llevan en funcionamiento, la Concejalía de Tráfico no ha recabado datos concretos sobre el respeto de los conductores a los límites de velocidad en estas zonas, aunque Muñoz-Torrero asevera que «por lo general sí se respetan, aunque siempre hay algún desaprensivo». Así, es frecuente que la Policía Local controle a través del radar móvil estos tramos, sobre todo el instalado en Vía Roma, el más usado por los ciclistas. «La velocidad media de Segovia, incluso en las calles con dos carriles por dirección, no supera los 30 kilómetros por hora», afirma, recordando que no hay vías de la ciudad en las que se permita circular a más de 50 kilómetros por hora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos