Segovia colapsada con retenciones de hasta treinta minutos

Un policía local trata de regular el tráfico en la plaza de Artillería./Antonio de Torre
Un policía local trata de regular el tráfico en la plaza de Artillería. / Antonio de Torre

La festividad del 2 de mayo en la Comunidad de Madrid genera grandes atascos en la ciudad

QUIQUE YUSTESegovia

La festividad del 2 de mayo volvió a llenar las calles de Segovia de turistas, la mayoría madrileños, con los consiguientes y habituales problemas para el tráfico en varios puntos de la ciudad. Las retenciones y atascos se produjeron de manera más intensa en torno a las dos de la tarde, hora en la que los vecinos de la ciudad y del alfoz salían de sus puestos de trabajo y de los centros escolares, al ser jornada laboral en la provincia. El resultado fue el colapso de Segovia, ya que pocas calles se libraron de la saturación de vehículos, poniendo así a prueba la paciencia de cientos de conductores que tardaron bastante más de lo habitual en completar los recorridos que normalmente realizan en unos pocos minutos.

Antes de las doce del mediodía la presencia de turistas ya se dejó notar en la zona centro de Segovia. La Calle Real, la avenida del Acueducto o el entorno de la Plaza Mayor fueron un hervidero de personas, para alegría de comerciantes y hosteleros de la ciudad e incomodidad o molestia del resto de vecinos, sobre todo aquellos que debían coger su vehículo para desplazarse.

La Policía Local no tardó en cortar el tráfico al casco histórico a través de la calle San Juan, el paseo Santo Domingo, así como al barrio de San Millán cuando ya no quedaban plazas de aparcamiento. Encontrar un lugar para dejar estacionado el coche fue misión casi imposible en la zona centro de la ciudad, donde los cuatro aparcamientos subterráneos activos en la ciudad (Padre Claret, Acueducto, Las Oblatas y el de la estación de autobuses) colocaron el cartel de completo.

Pero los problemas no fueron solamente para aparcar el coche. Conseguir avanzar metros en determinadas calles de la ciudad fue una odisea desde minutos antes de las dos y hasta pasadas las tres de la tarde. En el entorno del Acueducto, el paseo de Santo Domingo registró importantes restricciones para acceder a la plaza de Artillería, al igual que la avenida Padre Claret, lugar de entrada y salida a la emblemática plaza de la ciudad y también lugar en el que se ubica el 'parking' con más plazas de Segovia. La avenida Vía Roma tampoco se libró de los atascos y la fila de coches, que comenzaba en el entorno del Acueducto, llegó hasta más allá del puente sobre el río Eresma.

También sufrieron las consecuencias del tráfico intenso los conductores que intentaron moverse por la avenida Padre Claret (desde la rotonda de Dionisio Duque o de los antiguos bomberos) y la carretera de La Granja. Así, trayectos que un día normal se completan en cinco minutos tardaron en realizarse hasta media hora. La misma situación se vivió en el paseo Ezequiel González (con uno de sus carriles cortado por las obras) o en la Cuesta de los Hoyos, donde las retenciones del tráfico también pusieron a prueba la paciencia de los conductores durante más de 25 minutos.