Sanz Vitorio destaca que Castilla y León es «referente» en avances sociales

Juan José Sanz Vitorio y María Ángeles García Herrero/A. De Torre
Juan José Sanz Vitorio y María Ángeles García Herrero / A. De Torre

El procurador presentó junto a María Ángeles García el proyecto de ley de conciliación de la vida profesional, familiar y laboral y eliminación de la brecha salarial de género

EL NORTESegovia

Los procuradores del PP por Segovia Juan José Sanz Vitorio y María Ángeles García Herrero presentaron ayer el proyecto de Ley de Medidas de Apoyo a la Conciliación de la Vida Profesional, Familiar y Laboral y la Eliminación de la Brecha Salarial de Género, cuyos objetivos son reforzar la conciliación de personas y familias, la corresponsabilidad entre hombres y mujeres y la eliminación de la brecha salarial. La ley, explicaron, impulsará un conjunto de medidas adaptadas a la realidad social y de Castilla y León, con especial atención al medio rural.

Según Sanz Vitorio, «Castilla y León es la primera comunidad autónoma en aprobar una norma de estas características, buscando un nuevo pilar del estado del bienestar». Añade el procurador que la región «vuelve a ser un referente nacional en materia de avances sociales, alejado de toda tentación de búsqueda de imagen sin más y de la propaganda inútil de las medidas socialistas y de la izquierda radical».

El también secretario general del grupo del PP de las Cortes de Castilla y León ha indicado que este proyecto de ley «se hace desde el acuerdo, en el marco del diálogo social, entre la Junta y los agentes económicos y sociales», y se materializa a través de 86 medidas, 51 dirigidas a la conciliación, 23 a la eliminación de la brecha salarial de género y 12 con carácter transversal. Los populares estiman que el desarrollo de la ley deberá ser dotado con 121,5 millones de euros.

Los procuradores explicaron que «es una Ley adaptada a la realidad de Castilla y León y a su estructura territorial», para lo cual «busca el fomento de la natalidad también como elemento de lucha contra la despoblación», impulsando las guarderías o nuevas formas de cuidados y, además, está «adaptada a una realidad social actual atendiendo la diversidad de modalidades de familias, dando prioridad a las numerosas y monoparentales, así como a las víctimas de violencia de género». La futura ley prevé normas de carácter general en colaboración con las entidades locales, para lo cual están previstos planes quinquenales.