«La salida al balcón consistorial será súper emocionante, espero no echarme a llorar»

Carlos Fraile entrega el bastón municipal a la corregidora, Sara Zarzuela. /Mónica Rico
Carlos Fraile entrega el bastón municipal a la corregidora, Sara Zarzuela. / Mónica Rico

Sara Zarzuela, corregidora de las fiestas de Cuéllar, será presentada esta noche de forma oficial en el Festival Nacional de la Jota

MÓNICA RICOCuéllar

Sara Zarzuela tiene 21 años, acaba de terminar el tercer curso de Biotecnología y Farmacia en Madrid, donde juega al fútbol en un equipo y participa en debates y en distintas asociaciones en la Universidad. Con una de ellas ha estado este verano de viaje, que acaba de concluir, por lo que acaba de llegar a Cuéllar, donde la espera una vorágine de actividad, pues ella es la corregidora de las fiestas de este año. Esta misma noche será su presentación oficial, que cada año se enmarca dentro del Festival Nacional de la jota que se celebra en el castillo de la villa. Antes fue recibida en el Ayuntamiento, donde el alcalde, Carlos Fraile, le hizo entrega del bastón de mando, que portará el próximo sábado, 24 de agosto, durante la apertura de las fiestas.

Sara Zarzuela, que estuvo acompañada de sus amigas y damas, Sara Pesquera y Lucía Díez, aseguró que ser corregidora era algo que le hacía mucha ilusión. «Siempre ves a las chicas más mayores que son corregidoras, súper guapas en el balcón, y te preguntas cómo será vivir las fiestas desde esa perspectiva».Por primera vez, este año la elección se realizó mediante sorteo entre las quintas del año 1998, su año de nacimiento, y decidió apuntarse porque le hacía ilusión. «Llevo en el pueblo toda la vida, mis amigas me apoyaron y mi familia también», señala la ganadora del sorteo. «Tuve suerte y aquí estoy».

Sara Zarzuela no pudo vivir en directo el sorteo, puesto que se encontraba de viaje en el extranjero, así que conoció la noticia a través de los grupos de WhatsApp de sus amigas. «Empezaron a decirme que había sido yo y al principio creía que no era verdad». Una llamada posterior de la concejala de Juventud, Lucía Arranz, confirmó una noticia que recibió «súper ilusionada. Estaba en shock».

Para la elección de sus damas, Sara también lo tuvo claro. Sus amigas sabían que se había inscrito, así que a través del grupo de la peña se preguntó a quiénes les hacía ilusión serlo. Entre ellas se encontraban Sara y Lucía, que fueron las elegidas. Respecto a la fórmula del sorteo para escoger a la corregidora, novedad de este año, Zarzuela afirma que la ve muy positivo, puesto que todas las jóvenes de una misma quinta y que cumplen los requisitos, si están interesadas, pueden participar. «Es una forma de ser igualitarios con todo el mundo, así que me parece muy bien», señala.

La corregidora tiene claro que las de este año serán unas fiestas muy diferentes. Entre los momentos que con más ganas espera está la salida al balcón minutos antes del inicio del pregón, un acto que imagina que «será súper emocionante, espero no echarme a llorar». Pero no será el único. También espera el primer 'A por ellos' y, en general, vivir las fiestas de otra manera. «Siempre vives las fiestas por la noche, pero ahora lo voy a hacer más de día y voy a conocer otros momentos».

Hasta ahora, el viernes salía a disfrutar de la fiesta y el sábado aprovechaba la mañana para descansar un poco y después acudir al pregón. El domingo le gusta ir al baile de la rueda y el encierro. También disfruta de los chateos populares y no se pierde un encierro. En alguna ocasión acompañó a su dama Lucía Díez a ver el traslado por el campo de las reses. También juntas, corregidora y damas han acudido al coso taurino, especialmente a disfrutar del concurso de cortes y la corrida de rejones. Este año no se perderán ninguno de los festejos de plaza y, además, lo harán desde la zona de presidencia. El no haber estado en Cuéllar estas últimas semanas no le ha impedido ir organizando algunas de las citas que tendrá, ayudada por su madre, con la que ha mantenido un contacto telefónico constante

Esta semana ha iniciado sus ensayos de jota. «Creo que se me ha dado bastante bien para tener tan poca práctica», afirma la joven.