Los rigores del invierno rompen el tejado de la iglesia de San Miguel

Detalle de los desperfectos hallados en el tejado de San Miguel./Antonio de Torre
Detalle de los desperfectos hallados en el tejado de San Miguel. / Antonio de Torre

El Obispado inicia una reparación de urgencia de los desperfectos descubiertos en la cubierta del templo

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La lluvia, la nieve y el viento son inclementes, enemigos del patrimonio que, aliados con el transcurrir del tiempo, causan el deterioro progresivo de cualquier construcción. Este duro invierno ha dejado su efecto a la vista en los tejados de la iglesia de San Miguel, donde los elementos han ocasionado el hundimiento de una parte de la cubierta. El Obispado de Segovia ya ha encargado la reparación de urgencia de los desperfectos.

La parte del tejado hundida en la cubierta de la iglesia de San Miguel no es muy extensa. Abarca unos cinco metros lineales, pero el lugar donde se ha producido es delicado, pues está en la unión de la cubierta de la nave central del templo con el crucero. Por fortuna, explica el delegado de Patrimonio de la Diócesis, Miguel Ángel Barbado, los daños no han sido grandes y no han llegado a producirse en el interior: «De momento no es importante y se va a restaurar inmediatamente; lo que hemos visto es un agujero en la conjunción de la nave central y las laterales, pero no ha afectado a los muros interiores y la empresa que suele contratar el Obispado, Barzabales, ya está trabajando en ello».

El agujero no es visible desde la Plaza Mayor, pero sí desde los edificios de enfrente. Sobre las causas apunta Barbado que han sido un cúmulo de circunstancias, pero sobre todo la nieve y las lluvias al causar «alguna gotera que no se ha visto a tiempo y que ha podrido el soporte de la cubierta». Lo que hacen «cuando sale algo de repente es procurar que se solucione cuanto antes», añade.

Es el único daño observado hasta ahora en San Miguel, que es un templo construido en el siglo XVI en su emplazamiento actual con los restos de la iglesia románica que estuvo situada en el centro de la plaza, de la que conserva la portada. El edificio no es de los más relevantes del patrimonio eclesiástico de Segovia y no está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) ni el Obispado se plantea promover la declaración.

Barbado señala al respecto que «a veces es más complicado» que el bien en cuestión tenga la declaración de BIC, pues si bien es cierto que es susceptible de recibir ayudas, «y eso es bueno por una parte», también supone adquirir «más obligaciones». De hecho, no es necesaria la declaración para obtener fondos de la administración para restaurar o rehabilitar edificios. Cita Barbado dos ejemplos, uno, la iglesia de Montejo de Arévalo, y otro, la de Moraleja de Cuéllar, y en ambas se realizan obras financiadas por el Ministerio de Fomento sin contar con la etiqueta de BIC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos