La guerra urbanística por la Casa Buitrago vuelve a abrirse: reformarla costará 280.000 euros

Edificio de la Casa Buitrago, en Santa Eulalia./El Norte
Edificio de la Casa Buitrago, en Santa Eulalia. / El Norte

El Ayuntamiento ejecutará la obra de forma subsidiaria si la propiedad del edificio mantiene su negativa

El Norte
EL NORTESegovia

El Ayuntamiento de Segovia ha aprobado el proyecto básico y de ejecución de consolidación y rehabilitación de estructura del edificio de la Casa Buitrago, situado en la plaza de Santa Eulalia. El Ayuntamiento encargó el pasado mes de septiembre la redacción del proyecto subsidiariamente tras la negativa del propietario del inmueble a cumplir los mandatos y órdenes del consistorio. Desde entonces, se ha tramitado el contrato de redacción y se han recopilado los informes técnicos para la aprobación del proyecto, entre ellos, el del Servicio Territorial de Cultura de Castilla y León.

El proyecto aprobado describe las obras de consolidación del inmueble y la rehabilitación estructural de los forjados, fachadas y cubierta. Las obras se valoran en 280.224 euros. Simultáneamente, el Ayuntamiento ha emitido al propietario la liquidación del coste de la redacción del proyecto, que alcanza los 12.473 euros. Ahora, el propietario tiene un mes para iniciar las obras indicadas en el proyecto. En el caso de que no atienda la orden de ejecución municipal, el Ayuntamiento las ejecutará, «nuevamente, de manera subsidiaria, contratándolas con dinero público, cuyo importe se cargará a cuenta del titular del edificio», explican fuentes municipales. Todos estas actuaciones se realizan independientemente de los expedientes sancionadores que el Ayuntamiento tramite contra la propiedad «por el sucesivo incumplimiento del deber de conservación del inmueble y de las órdenes municipales dictadas al respecto».

Guerra judicial

El Ayuntamiento adopta esa medida cinco meses después de que la Audiencia Provincial ratifica el archivo de la querella que presentó contra la propiedad de la Casa Buitrago. Desde hace algo más de dos años, este edificio, que se encuentra en estado ruinoso, ha sido el centro y el objeto del litigio con los titulares del inmueble y los técnicos que se encargaron de las obras de emergencia ordenadas por el Ayuntamiento. La querella hacía referencia a un presunto delito de daños ocasionados contra el patrimonio histórico. Sin embargo, en un primer fallo producido en abril del año pasado el Juzgado número 6 de Segovia acordó el sobreseimiento provisional y el archivo de la querella al considerar que no estaba justificado penalmente el citado delito de daños contra el patrimonio. En su argumento, la juez señalaba que tanto la propiedad como los técnicos «se han limitado a ejecutar las obras para las que habían sido autorizados».

El Ayuntamiento recurrió y la Audiencia Provincial volvió a dar la razón a los dueños y ratificó el sobreseimiento de la querella. De nuevo, no ve justificado el delito y sostiene que ni el palacete ni el entorno de la plaza de Santa Eulalia estaban amparados por el paraguas de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) cuando el Ayuntamiento recurrió a la vía penal para denunciar esos presuntos daños en el patrimonio histórico. El expediente para la restauración de esta figura de protección ha sido iniciado de nuevo por parte de la Junta.