La reapertura de la planta de Turégano permitirá gestionar el 20% de los purines

Junta directiva de la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia. /El Norte
Junta directiva de la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia. / El Norte

Los empresarios de turismo rural aplauden los avances para regularizar el sector porcino, y piden medidas para limitar el exceso de oferta en el propio

QUIQUE YUSTESegovia

La Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia (Aturacse) espera con ganas la reapertura de la planta de tratamiento de purines y cogeneración de Turégano. Tras su cierre en 2014, el turismo rural de la provincia confía en que su puesta en funcionamiento –todavía no hay plazos– permita mejorar la gestión de los purines en Segovia. En concreto, y según los cálculos que maneja el presidente de la asociación, Domingo Asenjo, que funcione la planta permitirá gestionar el 20% de los purines que se generan en toda la provincia.

Es una medida que ayudará a resolver un problema denunciado desde hace tiempo por el turismo rural segoviano, que tiene en el respeto al medio ambiente y en la mejora de la gestión de los purines una de sus luchas tradicionales. «No estamos en contra del sector porcino, pero queremos que se gestione mejor», afirma Asenjo, quien observa avances durante los últimos años que han permitido esa deseada mejor gestión. Motivados en su gran mayoría por políticas de la Unión Europea, el presidente de la asociación de turismo rural valora los avances aunque considera que el proceso todavía marcha «a ritmo lento».

Otro factor que afecta al sector de turismo rural y que la asociación trata de solucionar es la mejora de las redes digitales de Internet, telefonía móvil y Televisión Digital Terrestre (TDT) en la provincia para poder ofrecer una mejor oferta. «Nos escuchan pero nos hacen poco caso», asegura sobre la Junta de Castilla y León, la administración encargada de tomar medidas. «Se están dando pasos, pero muy lentos», lamenta de nuevo Asenjo.

El tercero de los retos que Aturacse mantiene en la provincia de Segovia es el control de los alojamientos no autorizados que perjudican la imagen del sector por su falta de seguridad y su competencia desleal. A diferencia de los dos primeros problemas, en este Asenjo sí que observa una evolución positiva y constante durante los últimos años. «Se han dado pasos prácticos y eficaces», resalta. La Junta de Castilla y León ha intervenido y ha requerido a los portales de alojamiento para que no anuncien a este tipo de negocios. «Es un gran paso», reitera, y aplaude los avances logrados en la regularización del sector.

Sin datos precisos, Aturacse calcula que en la provincia pueden existir en torno a un centenar de alojamientos ilegales que no cumplen con los requisitos exigidos por la Junta de Castilla y León. De esos cien, la asociación tiene localizados treinta, que ya han sido denunciados a la administración y a la Guardia Civil. «Hay algunos que están parando su actividad, pero la mayoría se está legalizando», declara.

Pero la legalización de parte de estos negocios también tiene su lado negativo. «Cada vez hay más establecimientos legales, por lo que también aumenta la oferta de la provincia». Esta circunstancia no va acompañada de un aumento de la demanda, lo que ha motivado que durante los últimos años bajen los promedios de ocupación. Por eso, Aturacse espera que la Junta de Castilla y León tome medidas para tratar de solucionar un problema que en otras zonas de España, según explica Asenjo, se ha resuelto con la paralización de autorizaciones para la apertura de nuevos establecimientos. «Aquí la Junta está autorizando a todo el que cumple los requisitos».

Nuevo portal

Entre los proyectos de Aturacse para el futuro se encuentra la creación de un nuevo portal o página web «que sea referente en el alojamiento rural de la provincia» y que sustituya al que ha realizado esa función durante los últimos años –Toprural–, cuya desaparición está prevista en los próximos meses generando «alarma en el sector».

Los responsables de Aturacse también intentarán solucionar uno de los problemas más criticados por la asociación: la mejora de los accesos a los lugares significativos y emblemáticos de la provincia, como las Hoces del río Duratón.

«Cada vez está peor. Es una auténtica vergüenza», declara el presidente de Aturacse. Recuerda que el turismo también consiste en «fidelizar» a aquellos que visitan la provincia y en conseguir «que se marchen contentos para que quieran volver en el futuro». Por ello, insta a la Junta de Castilla y León y a la Diputación Provincial de Segovia a que mejoren los accesos de lugares que «son promocionados por las propias administraciones».