Radiología cuenta con dos nuevos equipos portátiles para pacientes encamados

Nuevos aparatos de radiodiagnóstico en el Hospital General. /El Norte
Nuevos aparatos de radiodiagnóstico en el Hospital General. / El Norte

Los aparatos incorporados, con un coste de 169.400 euros, permiten realizar unas radiografías de alta calidad y con menos radiación

EL NORTESegovia

El Hospital General de Segovia prosigue con la renovación de los equipos portátiles del servicio de Radiodiagnóstico. A través de una última partida económica de 169.400 euros, el complejo asistencial ha incorporado dos nuevos aparatos «con una gran capacidad de obtener radiografías digitales de alta calidad utilizando una menor cantidad de radiación», según explican fuentes de la Delegación Territorial de la Junta. Estas nuevas máquinas son «imprescindibles» en la actividad sanitaria que lleva a cabo el equipo que dirige el doctor Javier Rodríguez Recio.

La nueva tecnología que se añade a la que ya está en funcionamiento representa «un gran avance», ensalza la Administración regional en la provincia. Gracias a los nuevos aparatos «se podrán realizar las radiografías a aquellos pacientes que no pueden ser desplazados a las salas de radiología para someterse a la prueba diagnóstica». Es decir, a pacientes que se encuentran en urgencias, en hospitalización, en la unidad de cuidados intensivos, en reanimación o en los quirófanos.

Las nuevas dotaciones portátiles de las que dispone la unidad permiten efectuar radiografías digitales de alta calidad, y además se trata de un aparataje menos peligroso y menos invasivo al utilizar menos radiación. Son máquinas de fácil maniobrabilidad debido a su escaso peso, y cuentan con un sistema de motorización asistida. Poseen también automatización de procesos y detectores radiológicos de última generación, con uno específico para pacientes pediátricos, lo que reduce aún más la dosis de radiación necesaria para la realización de las pruebas diagnósticas.

2,5 millones de euros

Estos dos equipamientos digitales sustituyen a los analógicos que se estaban usando hasta ahora y que ya se han retirado. Su puesta en servicio equivale a incrementar de manera significativa la capacidad diagnóstica de las radiografías en pacientes que se encuentran encamados.

Ambas novedades se suman al proceso paulatino de renovación tecnológica iniciada el año pasado. El presupuesto previsto para suplir la obsolescencia de algunas dotaciones es 2,5 millones de euros, que incluyó la adquisición de dos sistemas de TAC, otros dos mamógrafos, dos ecógrafos de alta gama para radiología, una central de monitorización fetal, un equipo de monitorización para la UCI y tres electrocardiógrafos con 'wifi', así como un fibroscán, dos videocolonoscopios y dos videogastroscopios, un ortopantomágrofo, un láser para litroticia endoscópica y un ureterorrenospio.