El PSOE y el sindicato CSIF reprochan a la consejera de Familia que no visite los centros de mayores

Instalaciones de la Residencia Mixta de Mayores de Segovia./E. N.
Instalaciones de la Residencia Mixta de Mayores de Segovia. / E. N.

Los procuradores socialistas

El Norte
EL NORTESegovia

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, recordó este viernes durante su visita a Segovia que en la Residencia Mixta de personas mayores de Segovia está en marcha la adaptación de una parte del edificio para habilitarlo como unidades residenciales, con una inversión, de 1,2 millones de euros, y añadió que en la Residencia Asistida, precisamente, acaban de ser adjudicados los ascensores que viene reclamando la plantilla del centro, si bien advirtió de que, por sus dimensiones especiales, tardaran tres meses en ser instalados, y no todos a la vez porque el centro tiene que tener elevadores funcionando

Sin embargo, los procuradores socialistas por Segovia reprocharon a Isabel Blanco que visite la ciudad «y no acuda a las residencias de mayores por las que fue preguntada en el último pleno de las Cortes y cuando los trabajadores denuncias deficiencias y falta de personal». También lo criticó el sindicato CSIF, que incidió en que la consejera «no reconozca la falta de personal» de estos centros asistenciales.

El procurador del PSOE Sergio Iglesias consideró que las afirmaciones de la consejera en las Cortes «demuestran su desconocimiento del estado de las residencias y de las condiciones laborales de los profesionales que allí trabajan, pero además no se interesa por conocer la realidad visitando los centros».

Por su parte, la responsable provincial de Administración autonómica de CSIF, Mercedes Hernández, indicó al respecto que la Junta debería estudiar «por qué los trabajadores de los centros asistenciales sufren numerosas bajas por trastornos musculoesqueléticos», aunque insistió en que se debe a la falta de personal, a que el 90% de los usuarios son grandes dependientes y a que las condiciones laborales hace que los profesionales sanitarios «no quieran trabajar en los centros dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales», y por eso urge convocar bolsas de empleo.