¿Residencia universitaria o piso compartido? Cómo afrontar una nueva etapa

Una joven observa un tablón de anuncios con ofertas inmobiliarias. /Antonio Quintero
Una joven observa un tablón de anuncios con ofertas inmobiliarias. / Antonio Quintero

Los jóvenes segovianos figuran entre los que tienen una peor percepción del futuro laboral

MARÍA SOPENASegovia

Los futuros universitarios de Castilla y León están entre los más decididos de España respecto a la carrera a elegir. Un 73,30% lo tienen claro, porcentaje parecido al de la provincia de Segovia, que es del 72,34%, según el V Informe Young Business Talents (YBTR) sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles.Tres de cada cuatro jóvenes de Castilla y León estarían dispuestos a marcharse de España para mejorar su futuro profesional, y entre los destinos preferidos para irse a vivir fuera figuran Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia. El índice de desempleo, la crisis económica de los últimos años y los proyectos educativos realizados a nivel internacional son las razones que alegan para decantarse por cambiar de país.

Este informe indica también que el 82,95% de los jóvenes castellanoleoneses creen estar mejor mejor preparados que la generación de sus padres, una visión similar a la media española, donde el porcentaje es del 83,28%. Por provincias, los jóvenes de Valladolid, con un 97,83% son los que están más convencidos de estar mejor preparados que sus padres, seguidos de los preuniversitarios de Ávila, con un 88,89%. En Segovia, el porcentaje es del 87,50%.

Según los datos del informe YBTR, los jóvenes de Castilla y León prefieren ser asalariados en un futuro, ya que al 39,06 % les gustaría trabajar para una empresa del sector privado. Los jóvenes de Burgos (45,4%) son los que mayor preferencia tienen por ser asalariados, seguidos de los de Segovia (43,75%) y Salamanca (42,26%). La opción de ser funcionarios es la preferida por el 30,54 % y ser emprendedores por el 30,40%. Castilla y León se sitúa así, como la segunda comunidad con menos interés en crear una empresa.

«La intención es ir a un piso el segundo año»

Paula Laguna ha decidido estudiar la carrera de Criminología en Alicante porque todo lo que conlleva la investigación de crímenes le llama mucho la atención. Ella prefería estudiar la carrera en Salamanca, pero al final la cursará en la universidad pública de Alicante. «La nota está más baja y las privadas me parecen muy caras para estudiar. Además, creo que así viviré nuevas experiencias». El primer año ha decidido alojarse en una residencia universitaria, aunque su intención es irse a un piso en el segundo curso. «Pero todo eso se irá viendo, hay que tener en cuenta el coste que conlleva». Paula ya avanza que se plantea su futuro fuera de Segovia.

Sobre los factores clave a la hora de encontrar empleo, el 50,57% de los jóvenes castellano y leoneses cree que la formación es el principal factor, seguido de la experiencia (34,52%), tener contactos en el lugar de trabajo (10,94%) y la suerte (3,98%).

«Me gustaría volver al lugar donde crecí»
Paula Montalvillo.

Paula Montalvillo, Ana Sancho y Paula Muñoz van a compartir piso. Las tres se han decantado por esta opción por ser más asequible. y han decidido estudiar en Valladolid por la cercanía a su casa. Paula Montalvillo se ha decantado por Logopedia: «Siempre he sabido que mi futuro laboral debía de estar orientado hacia la salud». Empieza una etapa fuera de Segovia pero asegura que, si el trabajo se lo permite, le gustaría que su futuro estuviese en el mismo sitio donde ella ha crecido. En cuanto a sus compañeras de piso, Ana Sancho estudiará Geografía y Ordenación del Territorio y Paula Muñoz, Ingeniería Electrónica Industrial y Automática.

Por último, el 38,36% de los jóvenes considera que el empleo juvenil será mejor o mucho mejor en los próximos cinco años, mientras que el 34,66% de los jóvenes piensa que esta situación será peor o mucho peor. Por provincias, los jóvenes de León (66,67%) son los que tienen una mejor percepción del futuro, seguidos de los de Ávila (55,56%), mientras que los de Segovia (25%) y Zamora (29,55%) son los que tienen una peor visión del empleo para los próximos años.

«Descarté Barcelona, es muy caro para vivir»
Sara Muñoz.

Sara Muñoz va a empezar la carrera de Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo del Producto «escogí estudiar este grado porque siempre me ha llamado la atención el ámbito de las ciencias tecnológicas, el diseño de cualquier tipo de objeto y su dibujo». Estudiará en Alcoy en Alicante por el prestigio de la Universidad Politécnica de Valencia. Compartirá piso con gente que estudia la misma carrera que ella y que va a empezar su mismo curso pero que aún no conoce. Podría haber estudiado en Barcelona pero lo descartó por el alto coste que iba a tener el alojamiento, y por la misma razón, no se planteó la opción de vivir en una residencia.

Voy a vivir fuera, ¿ahora qué?

Queda una semana para septiembre, lo que se traduce, para muchos estudiantes, en empezar una nueva etapa. Muchos de los jóvenes que van a cursar estudios superiores por primera vez lo harán fuera de su ciudad natal, lo que significa dejar el nido y comenzar a buscar alojamiento. «Pero, ¿residencia o piso?» y «¿a dónde van mis amigos?». Estas son algunas de las habituales preguntas en la recién estrenada independencia en el ámbito universitario. Los datos que maneja el mercado inmobiliario apuntan a una mayor demanda de residencia en el primer curso, pues les resulta «más cómodo en lo que empiezan a vivir por su cuenta y a conocer gente», pero lo habitual es que a partir del segundo curso un número destacado de alumnos busquen piso con sus amigos.

«He decidido ir y volver todos los días»

Paula Velasco empieza este año el doble grado de Educación Primaria e Infantil. «Desde siempre me han gustado mucho los niños y el hecho de enseñarles me llena». Va a estudiar en la Universidad de Valladolid, en el campus de Segovia, ciudad que ha elegido por ser una de las más cercanas a Cuéllar, que es donde residirá durante el curso. Ha decidido ir y volver todos los días desde la capital porque, tras hacer todas las cuentas necesarias, era la opción más barata. Cuando acabe la carrera le gustaría volver a trabajar en Cuéllar. aunque asegura que tampoco descarta la posibilidad de trabajar fuera para conocer otros lugares.

Alquilar una habitación en un piso compartido en alguna de las capitales de provincia de Castilla y León cuesta de media 213 euros al mes, cifra que aumentó un 5,9% con respecto al año anterior, informa Ical. El precio interanual se incrementó, sobre todo, en las ciudades de Valladolid, con un aumento del 8,7%, hasta los 227 euros; seguido de Ávila (5% y 195 euros) y Salamanca (3,8% y 235 euros). También hubo subidas en Segovia, del orden del 3,3%, hasta los 217 euros y León, con un aumento de la renta del 2,9% (208 euros). La única bajada se registró en Burgos, con una caída del 2,5%, al pasar de los 227 a los 222 en un año.

Barcelona, la más cara

Barcelona es la ciudad con las habitaciones más caras del país, ya que se solicitan 442 euros mensuales por alquilarlas. Le siguen San Sebastián (425 euros mensuales), Palma (417 euros) y Madrid (415 euros). Ciudad Real es, en cambio, la ciudad más económica de entre las analizadas por idealista (156 euros mensuales), seguida por Cáceres (164 euros), Badajoz (169) y Jaén (185 euros).

El alquier de pisos completos y no por habitaciones es la opción por la que se decantan aún un buen número de propietarios, pues consideran que es más seguro para el dueño «dado que no tienen un hueco descolgado a mitad de curso». Esta opción, en cambio, puede ser un problema para los estudiantes si alguno de ellos cambia de domicilio a mitad de curso, pues tendrían que repartir la cuantía total entre los demás.