Las prácticas sostenibles de La Granja generan un valor de 18 millones de euros

Excursionistas bajo la lluvia en la zona de pinares de la Boca del Asno, en el Real Sitio. /A. de Torre
Excursionistas bajo la lluvia en la zona de pinares de la Boca del Asno, en el Real Sitio. / A. de Torre

Nace la Asociación de la Reserva de la Biosfera del Real Sitio y El Espinar, amparada por la Diputación

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Si 2013 significó un hito histórico con el reconocimiento por parte de la Unesco de la Reserva de la Biosfera formada por el tándem del Real Sitio de San Ildefonso y El Espinar, este 2019 supone otro paso en la declaración universal al constituirse, por fin, la asociación de dicho espacio, promovido por los dos ayuntamientos implicados directamente en su gestión, amparada por la Diputación de Segovia y con el beneplácito y la bendición del Organismo Autónomo Parques Nacionales. Ayer, en el centro de interpretación de la Boca del Asno, el alcalde granjeño, José Luis Vázquez; la alcaldesa espinariega, Alicia Palomo, y el presidente de la institución provincial, Francisco Vázquez, firmaron la creación de una entidad que abre desde ya las puertas de par en par a los Presupuestos Generales del Estado y a la obtención de fondos para el desarrollo y promoción de la reserva de la biosfera.

Hasta ahora, ambos consistorios han concurrido de manera individual y por separado a las convocatorias de ayudas económicas impulsadas tanto por el Estado, la Junta de Castilla y León o Europa. También es cierto que en el tiempo que ha transcurrido desde la declaración internacional como patrimonio mundial del tándem segoviano «no hemos perdido oportunidades» de financiación, a pesar de no estar constituida la asociación, matiza la regidora de El Espinar. Alicia Palomo precisa que tampoco se han abierto líneas de ayuda debido a las estrecheces presupuestarias de la Administración central, y las que se han lanzado «se han singularizado para poder acceder a ellas.

Estudio «pionero»

Es cierto que esta asociación llega con más de cinco años de retraso; pero como aseguró Francisco Cantos, jefe de área de Relaciones Internacionales y Reservas de la Biosfera de Parques Nacionales, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, la creación de la entidad equivale a «poner en marcha realmente la Reserva de la Biosfera de Real Sitio y El Espinar». No es un punto y final, sino un inicio del trabajo en favor de este espacio y de su valorización.

«Tiene que significar una oportunidad para el desarrollo socioeconómico sostenible» de la zona. Así pues, Cantos animó a empezar a funcionar cuanto antes para implicar en la actividad a diferentes agentes relacionados con el entorno. Este órgano de gestión que empieza a dar sus primeros pasos estará presidido en esta incipiente andadura por el responsable municipal del Real Sitio. Esa presidencia será rotatoria cada dos años, por lo que en 2012 recaerá en El Espinar.

Aquel reconocimiento universal al modo de vida secular de los habitantes de estos municipios y a su relación con el medio natural puede cuantificarse. Según expuso el alcalde granjeño, José Luis Vázquez, uno de los proyectos «pioneros» que se han llevado a cabo desde la declaración ha consistido en calcular el «valor económico que generan para la sociedad los servicios ecosistémicos» de sostenibilidad. Solo en el Real Sitio de San Ildefonso, ese valor ascendió el año pasado a 18,5 millones de euros, desveló el regidor.

Falta ahora, aunque ya se está trabajando en ello, cuantificar el valor de esas prestaciones en el entorno de El Espinar para luego sumar ambos y deducir la valoración conjunta de la Reserva de la Biosfera que lleva el nombre de ambos municipios de la sierra.

Vázquez cita algunos de esos servicios ecosistémicos que se tienen en cuenta y cuya aplicación redunda en ahorro y en generación de riqueza y yacimientos de empleo. Por ejemplo, la reducción de las emisiones contaminantes, la gestión del agua, la diversidad biológica o «el gasto público con el que se compensa el desequilibrio económico que generan las ciudades».

Reivindicación de lo rural

Esta defensa del medio rural, de sus modelos de vida ancestrales y de su potencial en la salvaguarda del planeta gracias a las prácticas sostenibles arraigadas y evolucionadas que desarrollan sus vecinos se traduce, en el caso del Real Sitio de San Ildefonso, en que la renta media per cápita en función de esa valoración medioambiental sea de más de 1.300 euros por habitante. En el resto de España, el promedio de ese indicador es de 200 euros por habitante.

Durante estos años desde la declaración de la Unesco también se han puesto en marcha otras iniciativas «transcendentales»· con el marchamo de la Reserva de la Biosfera, como lo definió el alcalde. Para muestra, los siguientes botones: el reglamento de la marca de garantía de carne de vacuno, una investigación sobre la biodiversidad urbana, ediciones de libros y otras publicaciones, como la guía sobre mariposas del entorno, estudios sobre el desarrollo sostenible, o el citado informe pionero de cuantificar el valor económico de los servicios ecosistemas para comprobar su repercusión en la sociedad.

Alicia Palomo, por su parte, subrayó que la importancia de la cuantificación de esos servicios va más allá de los números. La regidora de El Espinar destacó la calidad de este modelo la vida, en referencia a que «estos territorios suponen un pulmón» para el entorno y la sociedad en general.

El presidente de la Diputación de Segovia apostilló que la aportación de la institución provincial al ente gestor de la Reserva de la Biosfera dependerá de los programas. Uno de los aspectos que habrá que definir está relacionado con el mantenimiento de las infraestructuras, añadió Francisco Vázquez.