Los policías locales lamentan el estado del cuartel, «sin unos mínimos de decencia»

Actuales instalaciones de la Policía Local, en el polígono industrial El Cerro, y varias patrullas. /A. de Torre
Actuales instalaciones de la Policía Local, en el polígono industrial El Cerro, y varias patrullas. / A. de Torre

El sindicato profesional de agentes dice que el Cuerpo segoviano sigue «en el vagón de cola»

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Ni los policías ni la ciudadanía de Segovia merecen un cuartel situado en un polígono industrial, en una nave que antes ocupaba una empresa de fontanería. Las instalaciones no cumplen unos mínimos de decencia, y lo mismo podríamos decir de los medios materiales, el parque móvil, etcétera».

El secretario general del Sindicato Profesional de Policías Municipales (SPPM) en Segovia, Ismael Concepción, lamenta el estado de las instalaciones de la Policía Local y recordó «la promesa incumplida» del nuevo cuartel: «Como es gratuito llevarlo en los programas electorales... Probablemente lo volveremos a ver en algún programa, pero ya no contamos con ello. Es muy penoso tener un cuartel en un polígono industrial, sobre todo, porque es una oficina municipal que incluye el departamento de Tráfico y Transportes, lo que obliga al ciudadano a desplazarse. El parque móvil, por otra parte, está completamente obsoleto y no hay un calendario para su renovación. Si un día coincidieran varias incidencias, podríamos llegar a ver a la Policía Local de Segovia prestando un servicio a pie. Cuando no hay medios materiales, la prestación digna de un servicio se ve muy limitada», añade Concepción, que ayer ejerció de anfitrión en la asamblea regional del Sindicato Profesional de Policías Municipales, celebrada en Segovia.

La exigencia de un nuevo cuartel y de más y mejores medios materiales constituye una vieja reivindiación de los policías locales segovianos. Ya en los años noventa, el Ayuntamiento, entonces gobernado por el Partido Popular, manejaba un anteproyecto para la construcción de un gran parque conjunto para albergar, en Nueva Segovia, las dependencias de Policía Local y Bomberos. Años después, con los socialistas en el gobierno municipal, se convocó un concurso de ideas para la redacción del proyecto compartido. La Junta de Castilla y León cedió los terrenos y aportó 1,1 millones de euros para la construcción del edificio de Bomberos, pero el cuartel de la Policía Local quedó pendiente. La crisis económica aplazó el proyecto 'sine die' y ahí sigue, en un cajón, para desesperación de los agentes. Por la escasez de medios materiales y cuestiones como la equiparación salarial con otras ciudades de Castilla y León, buena parte de la plantilla de la Policía Local de Segovia está descontenta. El sindicato profesional considera que el Cuerpo de seguridad segoviano continúa en el «vagón de cola» de la comunidad autónoma. «Somos el hazmerreír y necesitamos que el político de Segovia caiga en la cuenta de que el de Policía Local es un departamento al que se debe prestar atención. Son las mismas reivindicaciones que hacíamos hace ahora un año, pero seguimos igual», apunta Concepción.

Plantilla y salarios

La cuestión de las prejubilaciones acaparó buena parte de la asamblea regional de policías. El Real Decreto que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 14 de diciembre –en vigor desde el 2 de enero– adelanta la edad de jubilación a los 60 años, incluso a los 59 para aquellos agentes que tienen más de 37 años de cotización dentro de la Policía Local. Estas jubilaciones anticipadas están dejando mermadas las plantillas, hasta un 20% en el caso de la capital segoviana y en el conjunto de la comunidad autónoma, en palabras del presidente regional del sindicato, Juan José Gómez. En Segovia, son 13 los agentes que se han prejubilado y hay 6 en pleno periodo de formación, «aunque 4 de ellos son de fuera y acabarán marchándose», advierte Gómez. Este es otro problema que el sindicato observa en Segovia. «Las pésimas condiciones laborales, la falta de medios, de instalaciones y de salarios dignos está motivando la marcha de policías a otras provincias o localidades, también de policías segovianos. Los profesionales buscan mejores condiciones, es lógico. Por eso, en Segovia, la sangría es más preocupante», añade Ismael Concepción.

Hasta que acaben cubriéndose las plazas que han dejado vacantes los agentes que se han prejubilado, el Cuerpo ha tenido que reordenar los servicios. «El hueco que queda hasta que se incorporen los nuevos agentes es de cerca del 20%. Ahora, la prioridad es reforzar las secciones de fin de semana y de noche, donde más necesidades se detectan, y luego distribuir el resto de vacantes en distintas secciones», dijo en su día el jefe de la Policía Local de Segovia, Julio Rodríguez Fuentetaja. De momento, está en marcha el proceso de selección para cubrir seis plazas (de la convocatoria de 2018), pero el Ayuntamiento de Segovia necesita incorporar una docena más de agentes para cubrir las vacantes. En el mejor de los casos, aunque fuera con policías en prácticas, la plantilla será de nuevo la 'normal' dentro de un año; en el peor, en el año 2021. La plantilla, a fecha de hoy, tiene cien agentes, incluidos los mandos.

En cuanto a los salarios, Concepción reiteró ayer la necesidad de una equiparación con el resto de ciudades de Castilla y León. El agente segoviano calcula que «un recién llegado» no alcanza los 1.400 euros mensuales. Estas nóminas están sujetas a los complementos que conlleva trabajar de noche o los días festivos. «Los policías no entendemos el desprecio que muestran desde hace años los responsables políticos de Segovia, que se ha mantenido en el tiempo hasta convertirse en desprestigio institucional, siendo el hazmerreír del resto de las provincias de la comunidad autónoma», insiste el agente.

Sin duda, estas reivindicaciones estarán muy presentes en el proceso de elecciones sindicales que la mayoría de los policías municipales afrontará a lo largo del presente año. La asamblea anual de Segovia sirvió para marcar las pautas ante posibles incidencias: reclamaciones, impugnaciones, errores administrativos, problemas con los censos, con el voto por correo, etcétera. El Sindicato Profesional de Policías Municipales de Castilla y León aspira a conseguir la mayor representación posible. «Es muy difícil que otro colectivo se identifique con los objetivos que nuestro sindicato persigue, que no son otros que la defensa de los intereses y valores del Cuerpo de la Policía Local», señala el representante sindical de los policías municipales de Castilla y León.