Las piscinas de Cuéllar se cubrirán con un laminado sintético para evitar las fugas de agua

Instalaciones de la piscina municipal de Cuéllar./M. R.
Instalaciones de la piscina municipal de Cuéllar. / M. R.

El material será antideslizante en todo el perímetro de la instalación infantil y en una de las zonas del vaso de baño grande

MÓNICA RICOCuéllar

La concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Cuéllar trabaja ya en la preparación de las instalaciones de las piscinas municipales para la próxima temporada. El principal problema, especialmente en el vaso grande, son las fugas. Para solucionarlo se colocará un laminado sintético, como anunció el concejal Luis Senovilla, quien explicó que a las fugas se ha añadido un problema de agotamiento y de finalización de las piezas cerámicas que recubrían la piscina.

Senovilla señaló que la piscina de Cuéllar tiene ya su vida útil completada y que la última reforma integral que se ejecutó data de mediados de los años noventa del siglo pasado, por lo que «exige otra inversión importante de reparación, que pueda garantizar por lo menos otros diez años» de servicio. Por su uso y sus particularidades , la instalación «ha sufrido mucho el desgaste y el paso del tiempo», indica el concejal.

La lámina sintética especial de PVC que recubrirá todo el vaso de la piscina es un sistema «de nueva concepción para el revestimiento de piscinas, una lámina de gran resistencia mecánica y resistencia al punzonamiento para que sea lo más adecuada posible». Se trata de un material que se está instalando últimamente en todo tipo de piscinas, destacó Senovilla, quien apuntó que tanto piscinas pequeñas e individuales como grandes y públicas están obteniendo «magníficos resultados» con este revestimiento, una lámina de PVC que lleva un entramado de poliéster interno.

En el caso de Cuéllar se instalará una lámina continua soldada por termofusión tanto en la piscina de chapoteo o infantil como en la grande (de vaso polivalente). Se recubrirá también el vaso de compensación de agua interior antes de los equipos de filtrado, en los que el año pasado se realizó una inversión importante con la renovación de elementos. Este año se ejecutará una nueva medida, «tratando de garantizar el baño, la salubridad y la calidad del agua para todos los usuarios».

39.000 euros

La lámina instalada tendrá características antideslizantes en la primera parte de la piscina, mientras que en el resto será lisa, con un tono más oscuro para delimitar las calles. En el caso de la piscina infantil, se instalará el material antideslizante en todo su perímetro. El coste estimado de toda la reparación ronda los 39.000 euros, que se financiarán con cargo al superávit municipal destinado a las inversiones de este año.

La intención de la Concejalía de Deportes es que la obra se empiece a ejecutar una vez que finalice la Semana Santa, de forma que se puedan cumplir los plazos previstos y las instalaciones puedan abrirse al público el 22 de junio, tal y como se ha acordado con el grupo Ocean, que integró hace unos meses a la empresa Balnea, hasta entonces concesionaria de la gestión de las piscinas municipales. En principio, la nueva empresa se hará cargo de la piscina durante un año, prórroga que le correspondía a la anterior

Para que las instalaciones estén en perfectas condiciones, también se han realizado distintos trabajos de poda y ahora se están ejecutando labores de jardinería, «para que el entorno esté lo más accesible y lo más adecuado posible», afirmó Senovilla, quien explicó que se ha llevado a cabo plantación de árboles, puesto que hay pinos que se están secando, aunque se encuentran en tratamiento. Con la poda, la jardinería, la limpieza y la mejora del vaso, «esperamos que de como resultado un baño agradable», destacó el concejal.

El estado de las instalaciones de baño de Cuéllar generó polémica el año pasado, hasta el punto de que los grupos de la oposición advirtieron de que numerosos vecinos de la localidad se estaban yendo a piscinas de otros municipios cercanos.