Un pirómano quema dos contenedores y el toldo de un bar en Segovia

El bar La Viña, en la calle Caño Grande de Segovia, con el toldo parcialmente destruido por las llamas. /Luis Javier González
El bar La Viña, en la calle Caño Grande de Segovia, con el toldo parcialmente destruido por las llamas. / Luis Javier González

Los hechos han tenido lugar en apenas una hora y media y se han concentrado en la zona del campus de la UVA

C. B. E.Segovia

Los indicios recabados poco después de los incendios de este martes por la Policía Local hacen pensar que el autor es «un conocido» del cuerpo municipal de seguridad, según han reconocido fuentes del cuartel de la calle Guadarrama. Los testimonios recogidos y la forma de operar del pirómano parecen enfocar la investigación y las labores de búsqueda hacia la misma persona, aunque no se descarta ninguna hipótesis, precisan también portavoces policiales.

El recorrido de destrucción que emprendió el pirómano comenzó poco antes de las seis de la tarde en la calle Cantarranas. Allí prendió fuego a un contenedor de papel. Por suerte, la cantidad de residuos y desechos no era mucha, relatan fuentes del parque de bomberos, aunque los restos quedaron reducidos a cenizas. Por su parte, el contenedor aguantó las llamas, añaden los representantes del cuerpo de extinción de incendios. La dotación desplazada al lugar de los hechos informó a la concesionaria para que retirara los restos quemados.

La ruta hizo una segunda escala cercana al lugar donde se produjo la primera fechoría. No tardó mucho el volver a actuar. En torno a las seis y veinticinco de la tarde de este martes, otro contenedor de papel se convertía en el objetivo del pirómano en la calle Blanca de Silos. De nuevo, las llamas devoraron los residuos que estaban en el interior, cuentan fuentes de los bomberos que intervinieron también en sofocar este incendio y evitar males mayores.

Cerrado por vacaciones

La tercera parada del pirómano en su itinerario por las calles aledañas al campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid fue en Caño Grande. El delincuente cambió el objetivo y esta vez intentó quemar el bar La Viña. Eran las siete de la tarde. El malhechor logró destruir buena parte del toldo situado sobre la entrada. La lona ardió, pero la intervención de los equipos de bomberos y de la Policía Local impidió que el suceso fuera a más.

Así, solo hay que lamentar los daños materiales ocasionados en el toldo, ya que ni las llamas ni el humo llegaron a entrar en el establecimiento, que se encuentra estos días cerrado por vacaciones, tal y como han confirmado fuentes del cuerpo municipal de seguridad. La Policía Local trabaja ya en las tareas de localización del autor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos