800 piezas de arte contemporáneo con vocación pública

En primer término, Marcos Martín y Elena Rueda, ayer en el Museo Esteban Vicente. /A. Tanarro
En primer término, Marcos Martín y Elena Rueda, ayer en el Museo Esteban Vicente. / A. Tanarro

Para ser coleccionista no es tan necesario tener «un pastizal» como «buen ojo», afirma Rafael Martín, portavoz de la Colección MER

Marcos Martín y Elena Rueda tienen en Segovia una de las colecciones de arte contemporáneo más destacadas del país, tanto por las 800 piezas que atesoran como por la diversidad y la calidad de la mismas, y ahora su objetivo es que segovianos y turistas puedan disfrutar de esta joya artística. El portavoz de la colección MER, el hijo del matrimonio, Rafael Martín, explica que sus padres comenzaron a sumergirse en esta afición en 1979 gracias al artista Gerardo Rueda, primo de su madre y gran amante del arte contemporáneo, que les ayudó a decorar su casa de Segovia.

Como suele ocurrir con esta disciplina, Martín admite que al principio les costó valorar las obras y que la mayoría de la gente pensaba que muchas eran una «tomadura de pelo» o que eran pinturas que podía elaborar «un niño pequeño». Sin embargo, con el tiempo y los conocimientos convirtieron su afición en una forma de vida y, tras un cambio de mirada, comenzaron a adquirir obras de arte, por ejemplo en la galería Soledad Lorenzo, para luego alcanzar una internacionalización que les permitió disfrutar todavía más de lo que hacían.

De este modo, crearon la colección MER (las siglas surgen de los nombres de Marcos, Elena y Rafael), premiada en ARCO en 2004 y en la que tiene una especial relevancia la nueva figuración americana, aunque también cuenta con algunos de los ejemplos más representativos de la abstracción española de la década de los años 80. En concreto, Martín explica que aproximadamente el 30% de las obras son del siglo XXI; el 45%, de la década de los años 90 del siglo pasado, y el 15% son piezas de los 80. El resto de épocas están plasmadas de forma residual y, aunque esta colección no tiene un tema concreto, el cuerpo humano cobra un especial protagonismo.

Segovianos y turistas, en grupos reducidos, pudieron visitar ayer esta colección privada, que cuenta con obras de referencia para la pintura y la fotografía española e internacional de artistas como Eric Fischl, Marilyn Minter, Stephan Bakhenhol, Francesco Clemente, Jenny Seville, Marlene Dumas y Bill Viola, última incorporación. Marcos Martín Blanco y Elena Rueda ejercieron de anfitriones para los asistentes a la sexta edición de Encuentros Colecciona, que se extiende hasta junio como parte de un programa de la Feria Estampa. El objetivo de esta actividad es establecer diálogos alrededor del coleccionismo privado y el mecenazgo contemporáneo para poner en valor el grado de compromiso personal que implica esta actividad.

Rafael Martín asegura que para ser coleccionista de arte no es tan necesario tener un «pastizal» como «buen ojo» para comprar las obras antes de que se revaloricen. Además, explica que la clave está en saber vender las que no causan un «agujero» en la colección para poder adquirir nuevas piezas.

El portavoz de la colección MER defiende la «belleza» y el «didactismo»de esta compilación artística, por lo que su reto es lograr que se exhiban al público de forma permanente en Segovia. Desde hace años mantienen contacto con las instituciones segovianas. La idea inicial era crear un museo de 2.500 metros cuadrados, un ambicioso proyecto que quedó paralizado por la crisis y que ahora los propietarios de las obras prefieren reconvertir en una casa-museo de menores dimensiones y más«íntima». Eso sí, que pueda ir ganando terreno con los años al igual que lo hace su emblemática colección.