La Junta declara controlado el incendio de La Granja y baja el nivel de peligrosidad a cero

Medios de diferentes cuerpos de intervención continúan la lucha contra el fuego en la sierra de Guadarrama. /Óscar Costa
Medios de diferentes cuerpos de intervención continúan la lucha contra el fuego en la sierra de Guadarrama. / Óscar Costa

130 personas y cuatro helicópteros participan en el operativo, que se ha centrado en refrescar el terreno y atacar dos puntos calientes localizados cerca del pinar de Valsaín y del Chorro

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, ha publicado en sus perfiles de redes sociales que, por fin, tras «un trabajo nada fácil de relatar», el incendio de La Granja «está controlado». Más de cuatro días después de que las llamas comenzaran a devorar este entorno de la sierra de Guadarrama, y gracias a la intervención de más de 700 personas día y noche, profesionales de diferentes administraciones, además de los voluntarios de protección civil y vecinos del Real Sitio de San Ildefonso, a las 17:30 horas de este miércoles la Administracón regional asegura que la situación está bajo control.

López-Escobar destaca la coordinación «perfecta» de todos los cuerpos que han colaborado para llegar a este escenario, al que también han contribuido unas condiciones meteorológicas mucho más benévolas, con menos calor y más humedad. Así pues, el delegado territorial anticipa que próximamente la Junta de Castilla y León rebajará el nivel de peligrosidad a cero. Mientras tanto, el operativo continúa con las labores de extinción, ya que el incendio sigue activo por algunos puntos calientres localizados.

«No hay palabras suficientes para agradecer la labor de todo ese operativo sin que tengamos que lamentar nada más que un accidente leve de uno de los brigadistas. Su preparación y profesionalidad en unas condiciones muy difíciles han sido ejemplares favorables han incluso anticipado la buena noticia, que por la mañana», elogia el delegado territorial de la Junta en Segovia.

El miércoles amaneció con buenas sensaciones. El máximo representante de la Administración autonómica en la provincial esperaba y confiaba a primera hora de la mañana en que el incendio pudiera estar controlado a lo largo de la jornada. Así ha sido.

Noticias relacionadas

En las últimas horas también «las necesidades de personas y medios se han ido reduciendo», señala el delegado territorial. Durante la noche, ochenta personas, en las que se incluyen veinte militares perteneciente a la Unidad de Emergencias (UME), han trabajado en la estabilización del incendio y, en particular, en la extinción de los numerosos puntos calientes que amenazaban con reavivar la tragedia natural.

Gracias a esas tareas, la situación ha mejorado y se ha estabilizado el perímetro, confirma Javier López-Escobar, aunque ahora mismo está sin determinar la longitud del área damnificada. El escenario «va evolucionando según lo previsto y de la planificación que se está haciendo», añadía esta mañana el delegado territorial de la Junta.

Cuatro helicópteros

A lo largo de la mañana, el dispositivo ha continuado muy activo, aunque con menos miembros y medios que en las jornadas anteriores. En total, 130 personas participan en el abordaje por tierra de los puntos calientes que permanecen todavía amenazantes en lugares muy localizados de la superficie arrasada. Javier López-Escobar especifica que los esfuerzos están concentrados en enfriar el terreno, sobre todo en dos enclaves que son los que representan un mayor riesgo.

Uno de ellos se halla cerca del pinar de Valsaín, «la joya de la corona» del Parque de Guadarrama, como dijo el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones. Allí las cuadrillas desplegadas tratan de refrescar y atajar el peligro a pie. La otra amenaza localizada por la Junta se cierne sobre una masa arbolada en la zona del Chorro. Allí a lo largo de la mañana han descargado agua dos helicópteros. En total, son cuatro aeronaves las que forma parte del operativo de este miércoles, precisa López-Escobar.

«No ha sido accidental»

Además de mantener la prudencia, el delegado territorial también manda un mensaje de tranquilidad, ya que las nebulosas que se divisan desde distintos puntos «no son humo», sino que están provocadas por la polvareda que levantan los vehículos del dispositivo en los desplazamientos.

Con respecto a las causas que originaron el incendio que ha afectado a una parte del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, el responsable del Gobierno autonómico en Segovia manifiesta que las líneas de investigación continúan abiertas, tanto la iniciada por la brigada de investigación dependiente de la Junta como la de la Guardia Civil. Lo único que parece claro en el cuarto día de lucha contra el fuego en La Granja es que «no ha sido accidental», por lo que se deberá esclarecer si el origen está en «la negligencia de alguien muy negligente o si ha habido una intención clara».