El Patronato del Alcázar mantendrá el régimen de visitas al monumento

Un grupo de turistas se dispone a entrar en el Alcázar. /A. de Torre
Un grupo de turistas se dispone a entrar en el Alcázar. / A. de Torre

El coronel Martínez Ferrer aclara que el órgano rector «no tiene intención» de reducir el acceso de visitantes, aunque estudia medidas

M. Á. L.Segovia

Cuando comenzaron la sobras para remodelar la plaza de la Reina Victoria Eugenia el Patronato del Alcázar hizo una proyección que apuntaba el posible descenso de las visitas. Pero no han bajado. Al contrario, han aumentado un poco y, si continúa la tendencia al alza, el Alcázar podría terminar el año con más de 700.000 visitantes. El coronel José María Martínez Ferrer, alcaide de la fortaleza, aseguró ayer que «estamos siendo capaces de gestionar bien las visitas», aunque advirtió de que el Patronato está estudiando posibles medidas para modificar por «si en el futuro aumentará muchísimo el número de visitas» y llegara un momento en el que «hubiera que asignar las visitas por franjas horarias».

Esta asignación de visitas por horas es algo que hacen en muchos monumentos de toda España, como la Catedral de Segovia, por ejemplo, en el acceso a la torre. Es una medida que suele aplicarse cuando las visitas se masifican, pero el coronel Martínez insistió en que «el Alcázar no lo va a hacer ni tiene intención de hacerlo. Tenemos que prever el futuro, pero no es algo inmediato, a corto plazo las visitas al Alcázar van a seguir siendo de la misma forma que siempre porque pensamos que eso da máxima flexibilidad a los visitantes y nosotros podemos gestionarlo».

De hecho, el Patronato del Alcázar intenta dar la «máxima facilidad y la máxima libertad» para la visita, para que el público compre su entrada cuando quiera. Y a pesar de que el número de visitantes es muy superior al previsto para este año (pues las obras de la plaza Reina Victoria Eugenia podrían haber restado afluencia), comentó el coronel, «hemos tomado las medidas necesarias y el nivel de satisfacción es alto».

Mostrar la Casa de la Química

El coronel Martínez Ferrer indicó, por otro lado, que la Casa de la Química es también un «edificio distintivo», complemento del Alcázar y no solo el lugar donde está la cafetería y los turistas compran las entradas. Las obras de reordenación de la plaza afectan también a este edificio y constituyen en esta parte del espacio «un elemento singular».

Por eso el Patronato tiene intención de mostrar a los segovianos, cuando las obras estén terminadas en esta parte, probablemente en el mes de noviembre, «lo que hemos hecho en la Casa de la Química, que es un edificio muy notable no solo para el Alcázar sino en el conjunto de Segovia», manifestó.