Ana Pastor asistirá a la apertura de la sala de arte flamenco bajo el claustro de la Catedral

El nuevo espacio expositivo, durante las obras./El Norte
El nuevo espacio expositivo, durante las obras. / El Norte

La presidenta del Congreso de los Diputados estará en la inauguración, el próximo día 20, del nuevo espacio expositivo

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ

El día 20 está confirmada la asistencia de la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, a la inauguración de la Sala Bajo Claustro, que exhibirá cuarenta obras de la valiosa colección de pintura flamenca y de la escuela castellana de la Catedral. Esta sala, de algo más de 400 metros cuadrados es la parte más antigua del templo, pues su construcción comenzó en 1525 con el traslado del Claustro gótico de la antigua Catedral situada junto al Alcázar. Comenzó a restaurarse en la década de 1990, pero las obras (polémicas en su momento) pararon hace 17 años. La restauración está terminada, y el espacio habilitado para exponer las cuarenta obras que han sido limpiadas, restauradas en su caso y acondicionadas para la exposición.

Con su apertura el Cabildo cumple «un sueño que perseguimos desde hace bastantes años», el objetivo de ampliar el museo y mostrar una colección que «teníamos un poco como podíamos», comenta García Rivilla. En este espacio tendrá el realce adecuado el magnífico tríptico de Ambrosius Benson de 'El Descendimiento', en un lugar preeminente, y estarán a la vista obras destacadas como el 'Tríptico de La Inmaculada' o 'La duda de Santo Tomás', por citar algunas que han requerido una intervención autorizada por la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta. La mayoría de ellas solo han necesitado una limpieza del polvo superficial, otras el ajuste de los marcos o aplicar una capa de barniz de protección, y solo en algún caso reintegrar parte de la pintura que se había desprendido.

La muestra estará distribuida entre la sala abovedada que ha sido recuperada bajo el Claustro y el espacio abierto hasta el lado oeste, organizada de manera que el visitante pueda «observar con detenimiento la calidad de las pinturas». Apunta el canónigo que «a la Catedral no hay que llegar como un mero turista donde nos llenemos de imágenes, sino deteniéndonos para ver a qué responde y qué me impacta».

 

Fotos

Vídeos