«El PP ha pasado de estar cerca del centro a un discurso absolutamente retrógrado»

Ana María Pérez del Campo, en la tribuna del Congreso de los Diputados. /Ballesteros-Efe
Ana María Pérez del Campo, en la tribuna del Congreso de los Diputados. / Ballesteros-Efe

Ana María Pérez del Campo, pionera del feminismo en España, arremete contra la irrupción de Vox

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Colectivos feministas de toda España han anunciado este miércoles movilizaciones contra Vox a raíz de su postura contraria a la ley de violencia de género en las negociaciones para la formación del próximo gobierno andaluz. Ana María Pérez del Campo (Madrid, 1935) compareció, junto a otras compañeras «de lucha», para expresar su rechazo frontal a los postulados que defiende la ultraderecha emergente. Este jueves, a las ocho y cuarto, estará en Segovia, en la Casa de la Lectura, para participar en el ciclo 365 Mujeres Segovia. Charlará con la periodista Charo Nogueira en torno al libro 'La mujer que dijo basta', basado en la experiencia de la propia Ana María, pionera de la lucha feminista en España desde los años grises del franquismo.

«Es inaudito que partidos que se autoproclaman de centro, centro derecha o derecha estén pensando en apoyar a un partido como Vox, absolutamente sexista y xenófobo. Me parece el no va más. Así que ahí hemos estado, abriendo la caja de los truenos. Como todavía no nos han quitado el voto, las mujeres votaremos. Claro que votaremos», reflexiona Ana María al otro lado del teléfono.

«No podemos olvidar que Vox es hijo del PP. Nace en el PP, se alimenta del PP y vive con dinero público hasta que sale a la luz, en 2013. No nos engañemos: un partido no puede surgir en un mes», añade. La activista diferencia al actual PP del anterior: «Ha cambiado hasta su lenguaje. Nada más lejos que reivindicar a Rajoy, pero han pasado de estar en una derecha más cercana al centro a un discurso absolutamente retrógrado. En fin, aquí estamos: no vamos a consentir ni un solo retroceso en la lucha por los derechos de la mujer. Ni uno solo», subraya.

La Ley del Divorcio

Esa lucha, para Ana María Pérez del Campo, empezó hace muchos años, en los sesenta, a raíz del traumático proceso que le supuso separarse de su marido, en plena dictadura de Franco. Aquello espoleó su actividad en favor de la igualdad de la mujer y la llevó a crear, en 1973, la primera asociación de mujeres separadas de España. Después, a comienzos de los ochenta, participó en la elaboración de la Ley del Divorcio y hoy, octogenaria ya, sigue luchando por los derechos de las mujeres y contra la violencia de género desde la presidencia de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas.

«Son muchos años en la lucha, primero bajo la dictadura, en unos tiempos muy difíciles, cuando las mujeres se casaban a una edad muy temprana y tenían el deber de obedecer al marido, carecían de capacidad para administrar sus propios bienes y no podían iniciar procedimiento alguno contra sus esposos. En mi caso, me separé cuando tenía tres hijos (bueno, dos, porque la pequeña aún no había nacido) y aquella decisión me costó muchos años de lucha. Precisamente, empecé a luchar para que otras mujeres no se vieran en la situación que yo me vi. El dictador murió en la cama, pero una dictadura no se sostiene sin el respaldo de mucha gente, y ahí no se ha tomado ninguna medida. Prueba de ello es el resurgimiento de la ultraderecha. Que personas próximas al Ku Klux Klan hayan felicitado a Vox por el resultado de Andalucía da la medida de la categoría de partido que es».

A Ana María le indigna especialmente que se ponga en entredicho la ley que combate la violencia de género, cuando las estadísticas hablan por sí solas y arrojan una media anual que ronda el medio centenar de mujeres asesinadas: «Nosotras fuimos las que empezamos a contar las muertes, porque antes no se hacía. Creo que, oficialmente, se cuentan desde el año 2003, pero nosotras llevábamos haciéndolo desde 1999. Recuerdo que aquellos años había 80, 90, 100 mujeres asesinadas. Es evidente, pues, que la ley ha contribuido a reducir el número de víctimas mortales casi a la mitad. Es una ley que hacía falta y recuerdo que partidos como Ciudadanos y el PP han suscrito el pacto de Estado contra la violencia de género, aunque ahora salgan diciendo que quieren una ley igual para los hombres que son asesinados por sus mujeres. Las mujeres no estamos matando a los hombres. Puede haber alguna excepción, es verdad, pero se legisla para los grandes problemas, no para las excepciones. Si una mujer mata a su pareja, no queda impune porque es juzgada por el Código Penal. Pero, en el otro caso, hay un verdadero problema que es preciso atajar de raíz».

La presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas no quiere oír hablar de retrocesos en los derechos conseguidos con mucho esfuerzo: «El movimiento feminista tiene cada día más fuerza. Las personas que llevamos tantísimos años seguimos ahí, apoyando, para que no haya ni un paso atrás. Son muchas las mujeres a las que hay que agradecer su esfuerzo, y también hombres. Hay muchos hombres que están de nuestro lado porque se han dado cuenta de que quien calla otorga».

La charla de esta tarde en la Casa de la Lectura se enmarca dentro del ciclo 365 Mujeres Segovia, espacio que el Ayuntamiento de Segovia ha impulsado para favorecer el diálogo y la creación en torno a asuntos siempre abordados desde una perspectiva de género. La actividad nació para dar continuidad, a lo largo de todo el año, al encuentro Mujeres que Transforman el Mundo, referente en la reflexión sobre la igualdad de géneros.