Pacma confía en «la presión social» para impedir las becerradas en El Espinar

Un joven estoquea al animal en la becerrada celebrada en San Rafael el pasado verano. /El Norte
Un joven estoquea al animal en la becerrada celebrada en San Rafael el pasado verano. / El Norte

El partido animalista lanza una campaña, que incluye la recogida de firmas, para forzar la suspensión del festejo organizado para el día 25

QUIQUE YUSTESegovia

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) ha lanzado una ofensiva, que incluye una recogida de firmas en internet, contra la celebración de becerradas en España. Para argumentar su rechazo a los más de cien festejos de este tipo que tienen lugar cada año en este país, pone de ejemplo la del pasado verano en El Espinar, «donde los mozos del pueblo acuchillan, maltratan y torturan hasta la muerte a los pequeños becerros». Según explicó Laura Duarte, portavoz del partido, «queremos intentar documentar todo lo posible en qué consisten esos festejos para contárselo a la gente».

Además de documentar y localizar las becerradas que se celebran en todo el país, la campaña del partido animalista también persigue generar la suficiente presión social como para lograr la suspensión del festejo taurino que tendrá lugar el próximo 25 de julio en El Espinar. «Ya lo hicimos hace unos años con una campaña de presión social y mediática con el Toro de la Vega», indicó Duarte, quien recordó que «tras varios años de lucha se logró la prohibición legal» del festejo que se celebraba en la localidad vallisoletana de Tordesillas. «El año pasado en El Espinar se celebraron becerradas con múltiples irregularidades que muy posiblemente se pueden volver a repetir», advierte la portavoz de Pacma, quien recuerda que el Ayuntamiento fue sancionado por dichas infracciones.

Durante las próximas semanas, esperan conseguir un «importante» número de firmas para lograr esa presión social que «haga recapacitar» al nuevo alcalde de El Espinar. «Tiene que pensar si quiere que su municipio sea conocido por unas fiestas que no representan a la mayoría de la población que vive allí», concluye Duarte, quien ha pedido una reunión tanto con el alcalde como con el delegado territorial de la Junta.