Pablo Pérez se propone modernizar Segovia, «una ciudad obsoleta»

Los miembros de la candidatura del Partido Popular escuchan la intervención de Pablo Pérez. /A. de Torre
Los miembros de la candidatura del Partido Popular escuchan la intervención de Pablo Pérez. / A. de Torre

El candidato del PP a la Alcaldía promete crear aparcamientos disuasorios, reducir la carga fiscal, mejorar la accesibilidad y atraer industrias

CLAUDIA CARRASCALSegovia

El cabeza de lista del Partido Popular al Ayuntamiento de Segovia, Pablo Pérez, se mostró ayer convencido de que será el próximo alcalde de Segovia, porque «la mala gestión» de Clara Luquero será «penalizada» y habrá «voto de castigo», y afirmó que las primeras medidas que tomará irán destinadas a modernizar la ciudad. A su juicio, los primeros pasos tienen que ser para «dignificar la ciudad, los barrios y la Policía Local» porque «Segovia necesita un lavado de cara».

Durante la presentación de las 25 personas que integran la lista del PP al Ayuntamiento, en un acto al aire libre, junto al lago Alonso, Pérez hizo también hincapié en los problemas de movilidad que se originan en la capital durante los puentes festivos y periodos vacacionales. El candidato popular se comprometió a adoptar medidas para evitar que la ciudad sea tan incómoda que se acaben generando conatos de turismofobia entre los segovianos.

«Puente tras puente Segovia se colapsa y todavía no se haya hecho nada para solucionarlo», dijo. Una de sus prioridades es la creación de aparcamientos disuasorios con lanzaderas con el fin de evitar las aglomeraciones en el centro, una propuesta que, recordó, «el PP lleva haciendo desde 2007». A su juicio, « es una situación muy triste que, en una ciudad del siglo XXI, turística y Patrimonio de la Humanidad, los ciudadanos tarden en días clave más media hora en recorrer dos kilómetros», como ocurrió el pasado jueves, festivo en la Comunidad de Madrid.

«Tierra de oportunidades»

Asimismo, criticó que se haya convertido «en una ciudad obsoleta y totalmente desaprovechada por la parálisis durante 16 años del Gobierno socialista». Frente a ello, Pérez abogó por convertirla en una «tierra de oportunidades, que avance hacia la modernización y que ponga en valor los barrios». En este sentido, explicó que cualquier persona que pise los barrios puede ver «farolas que son más propias de polígonos industriales, parques descuidados, una iluminación deficitaria o aceras están en mal estado». Ello se debe, según Pérez, a que el PSOE «se ha preocupado más por destinar 28 millones de euros a recursos no productivos como el Circulo de las Artes y la Tecnología (CAT)» que a hacer una ciudad un punto de acogida para los ciudadanos que «se han fugado por el maltrato socialista», espetó.

La atracción de empresas será otro de los ejes fundamentales del programa de Gobierno del candidato popular. En esta materia, la alcaldesa, Clara Luquero, «no ha hecho nada», subrayó, por lo que considera fácil avanzar. Durante estos años no se ha invertido en mejorar los polígonos industriales, ni en acondicionar y facilitar a las empresas el acceso a los terrenos.

«Voracidad recaudatoria»

Para ello, propone reducir la carga fiscal tanto para las empresas como para los ciudadanos porque «es un caso grave» que «Segovia se haya convertido en una de las ciudades con mayor presión fiscal del país» cuando los servicios «no son de primera calidad». El candidato a la Alcaldía recalcó que el PP, «como partido de centro derecha liberal, defiende que el dinero esté en manos de las personas, que son quienes tienen que decidir a qué destinar sus ahorros» frente a la «voracidad recaudadora del PSOE».

La mejora de la accesibilidad es otro de los compromisos prioritarios de los populares porque, advirtió Pablo Pérez, «Segovia es una ciudad envejecida y es necesario hacerla más amable». También hizo hincapié en la importancia de renovar la red de cañerías de fibrocemento, que no han sido modernizadas desde los años cincuenta del siglo pasado, ya que de ellas «depende el agua que beben los ciudadanos».

Para lograr todos estos retos, Pablo Pérez subrayó que cuenta con un equipo multidisciplinar compuesto por 25 personas y tres suplentes «que proceden de doce de los barrios de la ciudad y representan a todos los ciudadanos». También recordó que proceden de ámbitos profesionales muy heterogéneos desde la abogacía, el deporte o el márketing hasta la banca o la hostelería.

«Somos gente de Segovia, aquí pagamos nuestros impuestos y sufrimos los problemas de la ciudad día a día. No solo vemos Segovia como una ciudad para trabajar sino también como una ciudad para vivir. Sentimos Segovia en el corazón y yo el primero», enfatizó Pablo Pérez, quien puso la zona del Lago Alonso, en el barrio de Nueva Segovia, «mi barrio de toda la vida», como ejemplo de un entorno «con muchas posibilidades, igual que la ciudad de Segovia», pero casi desconocido. «Quiero poner en valor este lugar, pero lo más importante, quiero poner en valor la ciudad y sus barrios», insistió.