La ordenanza de vertidos de aguas residuales sancionará los que sean irregulares

Alcantarilla rodeada de restos de grasas, en la Travesía del Doctor Sancho./Antonio Tanarro
Alcantarilla rodeada de restos de grasas, en la Travesía del Doctor Sancho. / Antonio Tanarro

El Ayuntamiento somete a consulta previa la normativa que regulará las autorizaciones y las multas por infringirla

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Regular los vertidos de aguas residuales a la red de alcantarillados, con el fin, entre otros, de que los caudales que lleguen al río Eresma estén lo más limpios posibles es uno de los objetivos que persigue la nueva ordenanza reguladora de estos vertidos, que prevé un régimen sancionador y que el Ayuntamiento de Segovia ha sometido a consulta pública, antes de realizar la redacción final de la norma. Vecinos, instituciones y colectivos pueden presentar hasta el 21 de enero sus propuestas a través de la dirección consultas.publicas@segovia.es.

La iniciativa es obligada. Es una «exigencia» de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para que los parámetros de vertido al Eresma, en especial los relativos a la eliminación de nutrientes como nitrógeno y fósforo, sean lo más bajos posible. Por un lado porque el Plan Hidrológico de Cuenca cataloga el río Eresma como 'zona sensible' y, por otro, porque es necesario garantizar que «no se obstaculice el funcionamiento de la planta de tratamiento», en concreto la depuradora (Edar) de Tejadilla. Así consta en el decreto de la Alcaldía del pasado 17 de diciembre que presenta la consulta previa, que marca los problemas a solucionar y los objetivos de la norma, además del establecimiento de un régimen sancionador para los vertidos irregulares o no autorizados.

Los problemas que se pretenden solucionar son, entre otros, los derivados de los vertidos de aguas residuales urbanas e industriales a la red de colectores generales, que «provocan daños y sobrecostes importantes en la explotación de las infraestructuras», según indica la justificación de la propuesta. «En el caso de las aguas residuales urbanas, y que suponen la mayoría de los caudales vertidos, generan multitud de obturaciones, principalmente por las toallitas desechables y resto de elementos sólidos que son tan difíciles de eliminar en la depuradora de aguas residuales», concreta.

En cuanto a los vertidos de aguas residuales industriales, señala el Ayuntamiento que la casuística es tan extensa como la tipología de las industrias, lo que dificulta el control de las características de estos vertidos. Pero es obvio, añade, que «pequeñas cantidades de ciertas sustancias pueden ser especialmente dañinas en diferentes fases de la depuración, en concreto en aquella en la que interviene la flora microbiana para reducir la materia orgánica presente en el agua residual».

Explica el decreto que, dado que la ordenanza la exige la CHD, el Ayuntamiento la incluyó en el Plan Anual Normativo de 2018, y destaca que el objetivo general es «regular el régimen de los vertidos a la red de alcantarillado municipal, y especialmente los industriales, estableciendo límites de emisión de sustancias contaminantes y prohibiendo el vertido de sustancias peligrosas». De este objetivo general surgen otros más concretos, como los de controlar el uso de los sistemas de saneamiento para preservar la integridad física de las obras y equipos, proteger la salud del personal encargado de la explotación y mantenimiento de los sistemas colectores y de las plantas de tratamiento, y garantizar su funcionamiento.

La Lastrilla y San Cristóbal

Los afectados por esta norma serán los usuarios de las infraestructuras de saneamiento del término de Segovia, incluidos Revenga y los barrios incorporados, y también los de los municipios de La Lastrilla y de San Cristóbal de Segovia, que vierten sus aguas a la red de alcantarillado municipal y se depuran en la Edar de Segovia, de acuerdo con los convenios firmados por los tres consistorios.

La futura ordenanza establecerá el régimen sancionador para los vertidos irregulares, y entre sus principios básicos indica que sería obligatorio utilizar la red de alcantarillado para facilitar el control y evitar los vertidos aislados, aunque será la CHD la que deba autorizar los vertidos directos a cauce, y que el Ayuntamiento de Segovia deberá autorizar todos los vertidos a la red, con informe previo favorable de la CHD en el caso de los industriales.

La totalidad de los ususarios no domésticos deberán tener una autorización de vertido a la red de alcantarillado.