Ya está en vigor la ordenanza de la cartelería en las calles de Segovia

Carteles en una céntrica calle de Segovia. /Antonio de Torre
Carteles en una céntrica calle de Segovia. / Antonio de Torre

Desde este martes, los locales que incumplan la norma municipal se exponen a multas de entre 50 y 900 euros

El Norte
EL NORTESegovia

La ordenanza municipal sobre carteles anunciadores en el centro histórico de la ciudad entra en vigor este martes 7 de agosto, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, con sanciones que oscilan entre los 50 euros, si la infracción es leve y los 900 euros, si es considerada muy grave. A partir de este momento queda prohibida la instalación de «ningún elemento de este tipo», salvo por parte de los establecimientos que tengan autorizada la ocupación con terrazas, «siempre que sea dentro del espacio reservado a ese fin», explican fuentes municipales.

La nueva ordenanza tiene su ámbito de aplicación en el recinto amurallado y en zonas y calles especialmente sensibles del centro histórico. La Policía Local y los servicios técnicos municipales serán los que tengan las competencias para comprobar el cumplimiento de la nueva normativa y los agentes «procederán a denunciar aquellas situaciones que estén fuera de las obligaciones establecidas», dando lugar a «la incoación de un expediente sancionador».

Podrán ordenar la retirada de los elementos en el plazo máximo de un día natural, si no lo hará el Ayuntamiento de manera subsidiaria, informa Ical. Las infracciones leves, con sanciones entre los 50 y los 300 euros, se refieren a establecimientos hosteleros que saquen fuera de los espacios reservados a terraza la cartelería o cualquier otro elemento. Las graves, con multas desde 301 a los 600 euros, se impondrán cuando se coloquen dos o más objetos fuera de esos límites, a menos de tres metros, o si lo hacen establecimientos hosteleros sin terraza u otro tipo de comercio.

Las infracciones muy graves, con multas de entre 601 y 900 euros, se aplicarán a los establecimientos instalen dos o más elementos a más de tres metros de los límites de la terraza o haya una reiteración de infracciones graves en un año.

El ámbito de aplicación de la nueva ordenanza se concentra en el recinto amurallado, la zona monumental del Acueducto y su entorno, la avenida del Acueducto y las calles Cervantes, San Francisco, Muerte y Vida, Gobernador Fernández Jiménez, Hilanderas, la travesía Doctor Sancho y Marqués de Mondéjar.

La concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto, sostiene que la elaboración de la nueva normativa no responde a un objetivo recaudatorio, sino a la necesidad de preservar el espacio público como un lugar de convivencia y civismo. «No vamos con la intención de recaudar, pero tenemos que ser exigentes y serios. La ordenanza se tiene que cumplir», señala la edil, quien no descarta que durante las primeras jornadas de vigencia se opte por la advertencia en lugar de por la sanción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos