Toda la oposición carga contra Muñoz-Torrero

Pleno del Ayuntamiento celebrado ayer/Antonio De Torre
Pleno del Ayuntamiento celebrado ayer / Antonio De Torre

PP, Ciudadanos, Centrados en Segovia e IU critican el retraso en las restricciones de tráfico

QUIQUE YUSTESegovia

Dos días antes el portavoz del equipo de gobierno, José Bayón, había anunciado que el nuevo Plan Estratégico de la ciudad recogería la hoja de ruta para comenzar a reducir el tráfico en el casco histórico de Segovia, con la implantación de las primeras medidas incluso antes de finalizar el mandato corporativo. Pero los cuatro grupos de la oposición (PP, Ciudadanos, Centrados en Segovia e IU) ya no confían en la palabra del equipo de gobierno en materia de movilidad. Quedó demostrado en el pleno durante el debate de la moción que presentó Izquierda Unida para comenzar las restricciones aprovechando las obras en la calle San Juan. La oposición en bloque criticó el «inmovilismo» de Ramón Muñoz-Torrero al frente de la Concejalía de Movilidad.

«Llegamos tarde, por desgracia. Por cabezonería o por inmovilismo el tren ha pasado por delante y no lo hemos cogido», lamentó la portavoz del Partido Popular, Raquel Fernández, quien calificó de «brindis al sol» la posibilidad de incorporar microbuses a la flota para que actúen de lanzaderas entre la plaza de Artillería y el casco histórico, ya que el nuevo pliego de transporte urbano no contempla esta opción, al igual que tampoco recoge que los vehículos sean híbridos o eléctricos, como reclamó Centrados en Segovia. «Prácticamente es imposible la modificación del nuevo pliego», respondió el edil de Movilidad sobre esta posibilidad.

Ángel Galindo, autor de la moción, subrayó la necesidad de tomar medidas para comenzar a restringir el tráfico en el casco histórico de una forma progresiva hasta lograr su completa peatonalización, una vieja reivindicación de IU. Galindo aseguró que la medida reportaría beneficios a los vecinos del casco histórico a pesar de las reticencias que estos pudieran tener.

Ramón Muñoz-Torrero recordó el plan de movilidad aprobado por el Ayuntamiento en 2007, así como la intención de contribuir a la reducción del tráfico en el casco histórico con una nueva ordenanza de circulación y con el nuevo pliego de la ORA. Pero lejos de convencer a la oposición, el edil les aportó nuevos argumentos. «No nos podemos creer que el plan de movilidad de 2007 se tenga en cuenta. Estamos en 2018 y no se ha tomado ninguna medida», afirmó Ángel Galindo, que al igual que hizo la bancada popular, recordó el reequilibrio económico al que tuvo que hacer frente al Ayuntamiento con la concesionaria del 'parking' de Padre Claret por no haber tomado medidas para reducir el tráfico.

Quejas sobre el estudio sobre la ORA

La oposición también coincidió en criticar el reciente estudio económico financiero presentado por la Concejalía sobre el nuevo pliego de la ORA en el que no figura una reducción de plazas de aparcamiento. «No se puede decir una cosa y luego no llevarla a cabo», le esgrimió Galindo al edil de Tráfico y Movilidad, quien también fue diana de las críticas de Cosme Aranguren «por todos los retrasos de su departamento», y de la portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana.

Al final, se aprobó por unanimidad la moción de IU para estudiar medidas temporales de restricción del tráfico, y se acordó utilizar el actual microbus como prueba de lanzadera entre la plaza de Artillería y el casco histórico cuando se habilite un carril en la calle San Juan (si el director de obra lo permite).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos