La oposición critica que la nave municipal de servicios vaya a costar 400.000 euros

Fachada de la nave que el Ayuntamiento construye en el polígono Malriega. /M. Rico
Fachada de la nave que el Ayuntamiento construye en el polígono Malriega. / M. Rico

El grupo socialista propone que el superávit se destine a la adecuación de pistas deportivas, asfaltado de calles y mejoras en las piscinas

MÓNICA RICOCuéllar

La oposición socialista en el Ayuntamiento de Cuéllar se muestra disconforme con el «excesivo coste que va a tener para las arcas municipales la nave de servicios» situada en el polígono industrial Malriega. Si se suman las distintas fases de su construcción, la infraestructura puede llegar a costar unos 400.000 euros, calcula el concejal José Ignacio de la Fuente, quien considera «un despropósito» destinar «tal cantidad de dinero público a una nave», que probablemente será «la que más ha costado por metro cuadrado de todas las existentes en la localidad». En su opinión, una nave «más sencilla y barata hubiera sido suficiente para el trabajo diario de los servicios municipales».

Según De la Fuente, prueba del alto coste «es que cuatro años después de su finalización, la nave aún no cuenta con los vestuarios, y los servicios municipales siguen cambiándose en los espacios anexos a la plaza de toros». El concejal socialista afirmó que «esta es la política del Partido Popular, la de proyectos faraónicos y de grandes titulares, con un altísimo coste, y que tardan en ser acabados por no disponer de consignación presupuestaria».

Un gran porcentaje de la nave ha sido financiada gracias a fondos provinciales y ahora, en la fase en la que se construirá un forjado y los vestuarios, también se contará con una ayuda de la Diputación de 42.000 euros, de los 82.901 de la base de licitación, por lo que «debido a la subvención existirá un importante remanente en el presupuesto municipal», que los concejales socialistas confían en que dedique a otras inversiones.

Los socialistas consideran «una triste paradoja» que en los cuatro años de mandato, «a falta de suelo industrial disponible, la prácticamente única nave que se ha construido en Cuéllar sea la del Ayuntamiento». Bajo esta premisa, volvieron a criticar «la incapacidad del equipo municipal de gobierno para desarrollar suelo industrial y evitar que empresas de la zona se marchen».

Inversiones

En cuanto al destino del superávit municipal, la adecuación de las pistas deportivas, el asfaltado de calles, la mejora de los vestuarios del campo de fútbol o una intervención en las piscinas municipales son algunas de las propuestas de inversión que el PSOE reclama una vez que se ha conocido la liquidación del presupuesto del año 2018. El concejal José Ignacio de la Fuente pidió que el superávit, de casi un millón de euros, se destine a atender «las muchas demandas que tienen los vecinos».

Además de reclamar la adecuación de las pistas deportivas y la mejora en los vestuarios del campo de fútbol, el principal grupo de la oposición propone un asfaltado íntegro de muchas vías de la localidad, «y no un simple bacheo», por ejemplo en las calles Cuevas, Puerto Rico o la plaza del Campo, en el entorno de la biblioteca municipal, «que está sumamente deteriorado», así como en el aparcamiento de los paseos de San Francisco, «lleno de parches a pesar del superávit», afirmó el concejal. De la Fuente recordó que su partido pidió, hace un año, un plan extraordinario de asfaltado, «que no se acometió».

Desde la bancada de la oposición también se pide una intervención profunda en la piscina municipal, porque «aunque pueda parecer temprano, necesita ser acondicionada para que esté en las debidas condiciones para su apertura en julio y no haya quejas como todos los veranos por parte de los usuarios». Asimismo, se espera un impulso importante al proyecto del teatro-auditorio y que se renueve el mobiliario infantil de los parques de la localidad.

Los socialistas piden al equipo de gobierno que «evite invertir en parches con motivo electoral» y acometa proyectos ambiciosos «y que despierten la ilusión entre los vecinos», y consideran que para ello se tiene que tener una idea clara de la situación del municipio «y de cuáles deben ser las prioridades de inversión».