La obra en San Juan obligará a desviar más de 8.000 vehículos por Doctor Velasco

Calle de San Juan. /A. de Torre
Calle de San Juan. / A. de Torre

Ningún autobús urbano podrá acceder al recinto amurallado excepto el eléctrico, que seguirá subiendo a la Plaza Mayor a través de la calle Doct0r Velasco, principal alternativa

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Serán obras incómodas, molestas, pero necesarias para dejar reformada la céntrica calle de San Juan de una vez por todas. El Ayuntamiento de Segovia acometerá desde el próximo lunes, 18 de junio, la remodelación de una vía especialmente sensible, pues se trata del acceso principal del tráfico rodado al recinto amurallado (9.000 vehículos la cruzan a diario). Los trabajos, que durarán siete meses si todo discurre según los plazos previstos, incluyen la renovación de las redes de abastecimiento, saneamiento y alumbrado público, el soterramiento del cableado aéreo que tanto afea las fachadas de los edificios históricos y la recolocación del pavimento actual de la calzada y las aceras.

La obra en sí implica importantes modificaciones que, inevitablemente, afectarán al día a día de los segovianos. Durante la ejecución de los trabajos, especialmente durante la primera y la segunda fase (cuatro meses en total), será necesario mantener la calle de San Juan cortada al tráfico de vehículos. Por lo tanto, solo será posible acceder al recinto amurallado a través de la calle del Doctor Velasco y de la Puerta de San Cebrián, aunque los residentes también podrán seguir entrando por la Puerta de San Andrés (arco del Socorro). También será necesaria la eliminación de algunas plazas de aparcamiento (especialmente las situadas en la plaza del Conde Cheste) y el cierre temporal de algunos garajes particulares que, por estar situados en la zona de obra, no podrán recibir vehículos. A los propietarios y usuarios de estos garajes, sobre todo situados en la propia calle de San Juan y en la calle de Luis Felipe Peñalosa, se les facilitará una tarjeta de aparcamiento en la calle, para que puedan estacionar sus vehículos durante el tiempo que duren los trabajos. Los peatones podrán pasar por la acera derecha de San Juan (sentido subida), en el primer tramo de la calle; después, tendrán que seguir otros itinerarios cambiantes que se irán indicando en cada momento y que estarán convenientemente señalizados y protegidos. Para los servicios de emergencia se han estudiado rutas concretas, pero si llegado el caso fuera necesario, contarán con un paso habilitado en la misma zona de obras.

La reforma llegará hasta el paso de cebra situado entre la Diputación Provincial y el Palacio de Justicia, pero siempre habrá posibilidad de acceder tanto a la zona de San Sebastián como a la plaza de Colmenares a través de la plaza del Conde Cheste y de la calle de Luis Martín García-Marcos.

Sin autobuses

La concejala de Obras y Servicios, Paloma Maroto, confirmó, por otra parte, la suspensión del servicio de autobuses urbanos en el recinto amurallado durante los siete meses que duren las obras. Es «físicamente imposible» que vehículos tan pesados accedan al casco antiguo a través de la Puerta de San Cebrián, por lo que todas las líneas tendrán en la plaza Oriental salida y llegada. Todas excepto una, la 9 (autobús eléctrico), que subirá a la Plaza Mayor a través de la calle del Doctor Velasco y parará delante de la puerta del Hospital de la Misericordia. Actualmente, una media de 35 personas utiliza este servicio a diario, pero si la demanda creciera debido a la supresión de las otras líneas, la empresa pondría un segundo autobús eléctrico, según Maroto.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha pedido «comprensión», «paciencia» y «disculpas» por las moletias que, inevitablemente, causarán las obras. «Estábamos deseando poder empezar y esperamos que todo vaya según lo previsto para cumplir los plazos. Sabemos que habrá incomodidades, pero la reforma es muy necesaria», dijo la regidora.

La reforma integral de la calle de San Juan costará 409.138 euros.

 

Fotos

Vídeos