Las obras de la Diputación en municipios y carreteras generan 800 empleos al año

Máquinas y cuadrillas de operarios trabajan en el arreglo de una carretera provincial. /El Norte
Máquinas y cuadrillas de operarios trabajan en el arreglo de una carretera provincial. / El Norte

En los últimos ochos años, el área de Acción Territorial ha invertido más de 66 millones de euros

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Francisco Vázquez se despide de la presidencia de la Diputación de Segovia. Aunque quedan unos meses antes de las elecciones, el también secretario general del Partido Popular (PP) de Castilla y León ha decidido desmenuzar los ochos años de los mandatos corporativos para cumplir con «la transparencia que nos caracteriza». Ayer izó el telón de las rendiciones de cuentas con los resultados de la gestión del área de Acción Territorial. Un departamento que en la anterior legislatura ocupó el diputado provincial José Luis Sanz Merino, y que en esta que ahora encara su recta final dirige Basilio del Olmo. Ambos comparecieron junto a Vázquez, además de otros técnicos del área.

El presidente de la institución provincial sustentó sobre los números los logros en este ámbito. Francisco Vázquez hizo hincapié en las cifras para destacar el esfuerzo inversor de la Corporación a lo largo de este periodo, más si cabe en unos cursos estigmatizados por «las condiciones económicas adversas y la falta de recursos públicos y de aportaciones por las otras administraciones públicas». Pese a tener el grifo cortado de la financiación procedente de la Junta y del Gobierno central y de la supresión de los Planes Provinciales, la entidad segoviana ha exprimido los recursos propios para sumar a lo largo de los dos últimos mandatos corporativos más de 66 millones de euros de inversión en el área de Acción Territorial.

Entre el maremágnum de cantidades aportadas por el presidente provincial, ha llamado la atención sobre la capacidad para generar empleo en la provincia que está detrás de los programas y líneas de intervención en las que se articulan los objetivos y la actividad de este departamento. Vázquez ha indicado que, de por sí, el área cuenta con un personal compuesto por cerca de ochenta trabajadores, de los que cinco pertenecen al sector de planificación y 74 dependen del servicio de Carreteras. A estos empleos directos con los que cuenta el área de Acción Territorial para su funcionamiento, el presidente de la Diputación agrega los alrededor de 800 empleos al año que se generan gracias a las contrataciones externas.

Dos grandes ejes de inversión

No es baladí. El presidente explica que esta nutrida creación de trabajo responde a la frenética media de obras ejecutadas en municipios y en la red vial provincial a través de las licitaciones y adjudicaciones que se convocan para su desarrollo. Ese ritmo ha sido de 360 obras al año durante los últimos ocho ejercicios, ha especificado el máximo responsable del gobierno provincial.

Contra el viento y la marea de la ausencia de financiación pública, «la Diputación ha mantenido su compromiso inversor en los pueblos», ha incidido Francisco Vázquez entre cifras y porcentajes. El presidente ha concretado que la inversión del área a examen se ha dividido durante estas dos legislaturas en dos apartados, que por otra parte encarnan la razón de ser del departamento que ahora dirige Basilio del Olmo. Uno, el de la planificación de obras municipales, cofinanciadas por los ayuntamientos que las reclaman a la Diputación. Este programa se ha llevado en ocho años más de 45 millones de euros.

La participación de los consistorios en la financiación de estos arreglos ha ido en aumento con el paso de los cursos «en la medida en que lo ha permitido la coyuntura», matiza el presidente provincial. En estos ocho años que han sido objetivo del repaso, el departamento de Acción Territorial ha llevado a cabo un total de 2.844 obras en los 208 municipios a los que atiende el ayuntamiento de los ayuntamientos.

Son precisamente los consistorios los que eligen el arreglo que hay que efectuar y son también las entidades locales las encargadas de contratar los trabajos. «Está todo descentralizado, la Diputación lo que hace es aportar la asignación consiguiente», señala Vázquez, quien a su vez ha ensalzado la manera «equitativa» en que se viene desarrollando el reparto territorial de esas partidas e intervenciones «para beneficiar a todos los ciudadanos con independencia del color político que tenga el gobierno del ayuntamiento del municipio en el que residen».

Colegios, ermitas, cuarteles

A pesar de quedarse coja de las ayudas procedentes de las administraciones regional y nacional, la Diputación ha suscrito convenios con ambas para la ejecución de actuaciones en distintos ámbitos del servicio público.

Por ejemplo, el acuerdo con la Junta ha propiciado las mejoras en 126 colegios de la provincia; asimismo, se han acometido trabajos de acondicionamiento en once consultorios médicos, y se «ha garantizado el agua potable gracias al convenio de la sequía». Francisco Vázquez también destaca la colaboración específica con el Ministerio del Interior, que ha fructificado en la rehabilitación de veintiuna casas cuartel. Además, la Diputación ha suscrito acuerdos con otras instituciones, como el Obispado. Gracias a ese vínculo, se han desarrollado mejoras en dieciocho ermitas e iglesias.

Si uno de los dos ejes que articular la actividad en el área de Acción Territorial son las obras en municipios, el otro que ocupa y preocupa a los representantes de la Diputación segoviana es el mantenimiento y mejora de la red viaria provincial, que consta de más de 1.234 kilómetros. En este sentido, el presidente de la Corporación ha precisado que la inversión llevada a cabo a lo largo de estos ocho años ha ascendido a 18,4 millones de euros. «La mejora de las comunicaciones en los pueblos es una prioridad», ha hecho hincapié Francisco Vázquez. «Se ha actuado sobre las carreteras más dañadas, a pesar de la escasez de fondos», ha vuelto a esgrimir para dar valor a la esfuerzo inversor hecho en esta materia.

El puente de Bernardos

Los dos mandatos corporativos han dado de sí para desarrollar más de cincuenta proyectos, entre los que se incluyen también acondicionamientos de caminos vecinales y agrícolas, ha detallado Vázquez. La mejora de carreteras ha necesitado un gasto total superior a los once millones de euros. Además, el presidente ha citado los costes asociados a la instalación de señalización vertical y horizontal, barreras de seguridad vial o el mantenimiento de los parques de maquinaria. Precisamente la inversión en nuevos medios ha requerido una inversión por encima del millón de euros.

En cuanto a las infraestructuras inmediatas y perentorias que restan por efectuar, la Diputación destaca la obra de ensanchamiento del puente de Bernardos, cuyo inicio se prevé para este año, según han indicado Vázquez y Del Olmo. Esta actuación va suponer una inversión de 1,2 millones de euros, aproximadamente, muy por encima del coste medio de entre 200.000 y 300.000 euros que suelen tener este tipo de mejoras en la red viaria.

 

Fotos

Vídeos