Las obras en la calle San Juan mantienen plazos pese a los hallazgos arqueológicos

Lugar de la calle San Juan en el que se han hallado los restos de la puerta derribada hace 130 años../Antonio Tanarro
Lugar de la calle San Juan en el que se han hallado los restos de la puerta derribada hace 130 años.. / Antonio Tanarro

El perímetro del cubo de muralla encontrado será marcado sobre el pavimento

QUIQUE YUSTESegovia

Una malla verde sobre los 200 metros de vallas que delimitan las obras en la calle de San Juan impide la visión de los trabajos que se realizan en la principal vía de acceso al recinto amurallado de Segovia. A su lado, por la acera habilitada para el paso de personas, decenas de vecinos y turistas tratan de satisfacer su curiosidad observando a través de pequeños agujeros en la malla el transcurso de las obras. Algunos, sabedores del hallazgo esta semana de los restos de la antigua puerta de San Juan, aventuran una paralización de las obras que desde el Ayuntamiento de Segovia no tardan en descartar. «Esto no interrumpe nada. Se está compaginando con las obras», declara tajante la concejala de Obras, Servicios e Infraestructuras, Paloma Maroto.

Aunque el hallazgo ha ocasionado que el ritmo de las obras baje «a un 90%», la edil confía en que una vez se documenten los restos encontrados se vuelva a trabajar al máximo de capacidad (sábados incluidos) para cumplir los plazos de unos trabajos que ya han levantado el adoquín y la losa de hormigón de los 200 metros que van desde la plaza Oriental al comienzo de la plaza Conde Cheste. También se ha levantado el bordillo y la acera derecha (en sentido descendente) por donde transcurren los servicios de telefonía y alumbrado, y se ha empezado a abordar la conducción de abastecimiento y saneamiento en la parte más próxima a la plaza Oriental. «Seguimos la evolución de la obra con normalidad y según el calendario previsto. Sabíamos que iban a aparecer estos restos, por lo que está todo planificado», indicó la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero.

Señalizados

Los restos encontrados en la parte superior de la calle San Juan se corresponden con el cubo de planta cuadrada sobre el que se asentaba la antigua puerta de la muralla medieval que fue derribada por completo hace 130 años, tal y como señaló la arqueóloga Clara Martín, quien indicó que esperaban el hallazgo con el levantamiento del pavimento. «Había un dibujo de José María Avrial Flores, de 1843, en el que se veía el cubo y a qué altura de la calle estaba», indicó Martín. Más dudas había acerca de si encontrarían otros restos de la muralla medieval después de las distintas reformas sufridas a lo largo de los siglos, aunque finalmente solo han dado con el cubo. «Si hubiera habido tiempo se habría podido excavar y ver si quedan cimientos de la antigua puerta medieval», declara Rafael Cantalejo, archivero municipal de Segovia, que considera que los restos encontrados se corresponden con la base del arco construido a principios del siglo XVIII en el mismo lugar en el que se encontraba la puerta de San Juan.

Una vez analizados y documentados los restos encontrados, se continuará con las obras de remodelación de la calle San Juan, aunque tanto la alcaldesa como la arqueóloga de la Junta avanzaron que los restos quedarán señalizados y marcados sobre el pavimento para que sea visitable por todos los ciudadanos.

Tras encontrar los restos de la base de la puerta de San Juan no está previsto que nuevos hallazgos amenacen con paralizar las obras, aunque Clara Martín está alerta. «El seguimiento arqueológico es constante, por lo que en el momento en el que se produce cualquier remoción del terreno aquí estamos supervisando», afirmó. Por lo tanto no se esperan nuevos descubrimientos en una calle que a lo largo de los siglos ha sufrido diversas ampliaciones con el objetivo de los que carromatos pudieran acceder de un modo más sencillo a la Plaza Mayor. La última intervención en este sentido tuvo lugar durante los años 50 y 60 del siglo XX, cuando se derribaron las casas levantadas en el lado derecho de la calle (sentido ascendente) y se derivó la Cuesta de Santa Lucía –que desembocaba en la parte central de la calle San Juan– a la plaza de Artillería.

Tampoco se espera que se encuentren restos una vez los trabajos avancen hacia la zona de la plaza Conde Cheste, donde Clara Martín no descarta que pueda aparecer algún enterramiento de la desaparecida iglesia de San Pablo, que estaba ubicada junto al palacio de la Diputación Provincial y que fue derribada a finales del siglo XIX.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos