El nuevo sindicato policial Jupol solicita un desfibrilador para la comisaría de Segovia

Edificio de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en la capital segoviana. /Antonio de Torre
Edificio de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional en la capital segoviana. / Antonio de Torre

La organización recién constituida emerge del movimiento estatal que reclama la equiparación salarial con los cuerpos autonómicos de seguridad

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El sindicato Justicia Policial (Jupol) acaba de echar a andar de manera oficial en Segovia y se suma así a otras delegaciones provinciales que la organización ha ido abriendo en los últimos tiempos a partir del movimiento que salió a la calle para reivindicar la equiparación retributiva de los policías nacionales y guardias civiles con los cuerpos de seguridad de algunas comunidades, como los Mossos d'Esquadra. De aquel fenómeno surge Jupol para defender los intereses del personal que desempeña su trabajo en el Cuerpo Nacional de Policía.

Entre las primeras reclamaciones que la organización segoviana ha puesto encima de la mesa de los superiores, está la instalación en las dependencias de la Comisaría Provincial de Policía de un desfibrilador . El secretario general de Jupol en Segovia, Ignacio Mateo, considera «muy triste» esta carencia, no solo por salvaguardar la integridad de los agentes y del personal de administración, sino por la protección de los ciudadanos que pasan a diario por estas dependencias y que, ante un incidente sanitario, tendrían que esperar a la llegada de una ambulancia dotada con el aparataje pertinente.

Un mosso cobra en Cataluña 500 euros más al mes

Jupol cuenta en España con más 16.000 afiliados, afirma el secretario general de Justicia Policial en Segovia, Ignacio Mateo. A pesar de llevar menos tiempo que otras centrales representativas más veteranas y con más solera entre los profesionales del cuerpo nacional, Mateo avanza que Jupol «irrumpirá con fuerza» en la composición del próximo Consejo General de la Policía. Sus demandas se asientan en la reivindicación de la equiparación salarial con otros compañeros de cuerpos de seguridad autonómicos e incluso locales que cobran mucho más. En concreto, el responsable provincial de Jupol calcula que un mosso d'esquadra catalán puede llegar a ingresar de media 500 euros más cada mes que un policía nacional que ejerce su trabajo en Segovia. Matiza que las diferencias se agrandan o encogen en función también de la escala laboral. Al llegar el momento de la jubilación, los agentes catalanes perciben el total de su sueldo, algo que no sucede con quienes se dan de baja del servicio por haber alcanzado la edad en el cuerpo nacional. Otras discriminaciones se dan en las horas extra o en las jornadas extraordinarias.

«Ya tienen desfibriladores en otras comisarías de la comunidad, como en Ávila, Soria o Salamanca», añade el responsable provincial de Jusapol. Mateo también subraya que los policías que se forman en la Escuela Nacional de Ávila ya salen instruidos en cuestiones relacionadas con la reanimación cardiopulmonar de las personas gracias al curso inicial de soporte vital básico y desfibrilación automática externa. El secretario general de Jupol en Segovia apunta que no ha de servir de excusa que haya otros edificios públicos en la ciudad desprovistos de este sistema asistencial.

El coste del mantenimiento

A su vez, advierte de que la instalación de un desfibrilador en la Comisaría Provincial de Policía también serviría para atender percances en un enclave de la ciudad «muy concurrido, donde se encuentran la estación de autobuses y otras zonas de ocio y trabajo». Ignacio Mateo precisa que el problema que está detrás de poder disponer de un aparato de estas características no es tanto el precio, que oscila entre los 3.200 y 3.500 euros, sino el coste elevado que requiere su mantenimiento. Aun así, piensa que el Estado debería hacer un esfuerzo para poder contar con un dispositivo que «es de vital importancia».

El organigrama directivo de la recientemente constituida asamblea de Justicia Policial lo completan Elena Espeso, que se ocupa de la secretaría de Organización.

Además de solicitar un desfibrilador para la comisaría, el sindicato también ha expresado en una primera puesta en escena de sus demandas el apoyo de la manifestación que se ha convocado en el ámbito estatal. La acción de protesta, que tendrá lugar el 6 de abril en Madrid, está promovida por Jusapol, que reivindica la subida salarial para que las retribuciones que actualmente perciben los guardias civiles y los policías nacionales se equiparen con los sueldos que cobran los miembros de fuerzas y cuerpos de seguridad autonómicos. Está previsto que parta de Segovia un autobús para sumarse a la manifestación.

Las brechas salariales que existentes afectan no solo a la nómina mensual, sino que también hay diferencias en las cantidades abonadas por jubilación o por la realización de servicios extraordinarios u horas extra en las que salen perdiendo los cuerpos estatales, se queja Ignacio Mateo.