El nuevo decano exige una remuneración «digna» para los abogados del turno de oficio

El nuevo decano (a la derecha, de pie), durante el discurso que pronunció ayer en la sala de vistas de la Audiencia. /Antonio de Torre
El nuevo decano (a la derecha, de pie), durante el discurso que pronunció ayer en la sala de vistas de la Audiencia. / Antonio de Torre

Julián Sanz Gómez promete en su toma de posesión un Colegio «eficaz, transparente y ético»

CARLOS ÁLVAROSegovia

«No puede ser que, por el mismo trabajo, haya zonas en España en las que se llega incluso a triplicar la remuneración. La zona a la que pertenecemos, dependiente del Ministerio de Justicia, no puede ser el patito feo, pues no somos letrados de segunda o de tercera, y esa reivindicación que existe en la mayoría de los colegios de abogados de la región debe ser canalizada a través del Consejo, como me consta que se ha realizado, y este a su vez la eleve al Consejo General de la Abogacía, para que se negocie con el Ministerio y se llegue a acuerdos dignos y respetados».

Las primeras palabras que Julián Sanz Gómez ha tenido como decano del Ilustre Colegio de Abogados de Segovia llevaban carga reivindicativa. Los abogados segovianos, como los de todo Castilla y León, quieren percibir por los servicios que prestan en el turno de oficio remuneraciones que, al fin y al cabo, redunden en la dignificación de una actividad indispensable en una sociedad democrática. La actual Ley de Justicia Gratuita data del año 1996, y desde la promulgación del Real Decreto 1455/2005, de 2 de diciembre, no se han modificado las bases de compensación que el Ministerio de Justicia paga a los letrados del turno de oficio. «Han pasado doce años», subrayó Sanz.

El asunto no es baladí y marcó buena parte del discurso que el nuevo decano de los abogados segovianos pronunció ayer en la sala de vistas de la Audiencia de Segovia tras su toma de posesión. Julián Sanz entiende que la reivindicación es unánime y que el Ministerio de Justicia debe atenderla de una vez por todas. La formación continua de los abogados, con conferencias, seminarios y jornadas, para poder afrontar el «sagrado» derecho a la defensa, está estrechamente unida a la reivindicación de una prestación económica «digna y acorde con los trabajos que realizamos en defensa de los más necesitados».

La dignidad de la profesión constituye uno de los grandes pilares del mandato de cinco años que Julián Sanz afronta. «Es necesario que los abogados estén en plano de igualdad y sean respetados por el resto de los actores de la justicia. Nuestra voz debe ser oída. Necesitamos influencia y ser respetados en todos los aspectos. Seremos leales a las instituciones, pero al mismo tiempo no me temblará el pulso para defender el respeto al trabajo de los abogados», dijo.

En este sentido, el decano pidió a todos los compañeros una mayor autoexigencia deontológica, «porque en nuestra profesión no caben los que no respetan los principios éticos y deontológicos y de una u otra forma violentan la ley, sino los que la cumplen con respeto. La relevancia se gana con el trabajo profesional, con la mejor formación, con el servicio de calidad y con la búsqueda permanente de la excelencia».

Sanz también expuso el deseo de ser el decano de «todos» los abogados segovianos, de los que confiaron en él en las urnas y de los que no lo hicieron. «Sabed que las puertas del decanato estarán abiertas tanto para los jóvenes abogados como para los veteranos, ejercientes y no ejercientes, y me comprometo a que el Colegio sea una institución en la que participemos todos los abogados, en la que canalicemos dudas y problemas para que la abogacía tenga un papel importante y de relevancia en la sociedad civil y las instituciones, y en la que el abogado sea un actor fundamental e indispensable para la convivencia en este país».

El nuevo decano, que parte con el objetivo de consolidar un colegio «fuerte, basado en la excelencia, la eficacia, la transparencia y la ética», tuvo asimismo palabras de agradecimiento para los miembros que integran la junta de gobierno del Colegio y, por supuesto, para el decano saliente y actual presidente del Consejo de la Abogacía de Castilla y León, Julio Sanz Orejudo. «Gracias en nombre de la abogacía segoviana y en el mío propio. Has sido un excelente decano, y lo digo desde el conocimiento de los que hemos trabajado a tu lado y somos conscientes del tiempo y dedicación que has prestado al decanato. Espero estar a la altura el día en que lo deje», señaló Julián Sanz, que ha sido vicedecano del Ilustre Colegio durante los dos mandatos de Sanz Orejudo.

«Es necesario que los letrados sean respetados por el resto de los actores de la justicia»

El acto estuvo revestido de la solemnidad de las grandes ocasiones. A la toma de posesión del decano se unieron las de los cuatro miembros de la junta de gobierno elegidos en los comicios a celebró el pasado 19 de diciembre. Andrés Martínez García, César Fraile Casado, Elvira Sanz Rivas y Rosario García Albertos juraron o prometieron sus cargos como vicedecano, diputado 2º, diputada 4ª y bibliotecaria, respectivamente. El presidente del Consejo de la Abogacía de Castilla y León, Julio Sanz Orejudo, presidió el acto, al que también asistieron el juez decano de Segovia, Jesús Martínez Puras, el presidente de la Audiencia, Ignacio Pando, el presidente de honor del Consejo regional, Fernando García Delgado, los decanos de los colegios de Salamanca, Ávila, León y Valladolid, y el decano del Colegio de Procuradores de Segovia, Jesús de la Fuente, además de los representantes de las instituciones segovianas –con la alcaldesa, Clara Luquero, y la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, a la cabeza– y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

«En nuestra profesión no caben los que no respetan los principios éticos y deontológicos»

Julián Sanz es el vigésimo primer decano del Colegio de Segovia, fundado en 1838, después de Clemente de la Torre, Juan Antonio Rivas, José Ruiz, Pedro Pablo Márquez, Ramón Sánchez de Tovar, Luis de Contreras, Martín Bermejo, Valentín Gil Vírseda, Carlos de Lecea, Lope de la Calle, Mariano González Bartolomé, Rufino Cano de Rueda, Gabriel de Cáceres, Fernando Rivas, Fernando Albertos, Antonio Sanz Gilsanz, Andrés Muñoz, Manuel González Herrero, José Antonio Sanz Castillo y Julio Sanz Orejudo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos