El nuevo contrato de transporte urbano de Segovia llega este viernes al pleno

Autobuses urbanos en Nueva Segovia. /Antonio de Torre
Autobuses urbanos en Nueva Segovia. / Antonio de Torre

El concejal de Izquierda Unida (IU), Ángel Galindo, lamenta que no se hayan incorporado de autobuses híbridos

ÁVARO GÓMEZ SAN FRUTOSSegovia

El pleno del Ayuntamiento de Segovia dictaminará este viernes la propuesta de adjudicación del contrato de transporte urbano después de una prórroga de más de dos años. Un paso más «para dotar de un mejor servicio a los ciudadanos», destacó el nuevo portavoz del grupo socialista, Jesús García. El edil recalcó que la intención del equipo de gobierno ha sido siempre mejorar este servicio, que «es fundamental», y en ese sentido destacó «los esfuerzos» realizados tanto en la mejora de los vehículos como en su frecuencia. La mesa de contratación seleccionó como oferta más ventajosa la presentada por Corporación Española del Transporte, filial del Grupo Avanza.

También se pronunció sobre la propuesta que se llevará al pleno el concejal de Izquierda Unida, Ángel Galindo, quien considera que se ha perdido una oportunidad «para haber sido mucho más ambiciosos» y haber contado con más participación de los grupos políticos y de los ciudadanos, así como otros colectivos, entre los que destacó a los conductores y a los comercios. También criticó el retraso en el pliego del servicio de transporte urbano, que «podría haber estado justificado si hubiera sido por una mayor participación, pero no ha sido así», y criticó que no se haya incluido en las condiciones la incorporación de autobuses híbridos, lo que va a suponer «diez años de vehículos diésel, que es más caro y se va a prohibir». Galindo recordó que otras ciudades ya los han implantado con subvenciones europeas.

Otro aspecto criticado por el portavoz de IU son los tres años de prórroga «en los que la empresa ha campado a sus anchas», con problemas en la web y con el inclumplimiento de los horarios de las marquesinas, puesto que «no se ha controlado lo suficiente».

A pesar de los reproches, Galindo destacó que «el hecho de que haya vehículos nuevos ya es una mejora muy grande» y subrayó algunas novedades positivas, como la ampliación del horario de la línea 2 del barrio de San Lorenzo y «que se intercalen las líneas 6 y 8 que van a El Puente Hierro, que van muy juntas y ahora ofrecerán mayor frecuencia».

Ampliación del hotel Cándido

Además de la propuesta de adjudicación del contrato del transporte urbano, el pleno abordará el convenio urbanístico con el Hotel Cándido por el que la empresa dispondrá de una mayor edificabilidad en su parcela y el Ayuntamiento ganará espacios verdes y de vía pública.

Por su parte, Ángel Galindo propondrá al resto de los grupos la adopción de medidas para garantizar la seguridad peatonal en los accesos desde el recinto amurallado al valle del Eresma. Galindo recordó que en 2012 ya se aprobó y ejecutó la creación de un paso de cebra para cruzar el tramo que une las escaleras que bajan desde la puerta de Santiago hacia la Casa de la Moneda.

En aquella moción se reclamaba el establecimiento de más pasos para peatones en la vía de acceso al valle del Eresma, pero la Policía Local lo desaconsejó por ser zonas cercanas a tramos de curvas y y porque los vehículos circulaban a una velocidad superior a la permitida. El portavoz de IU advierte que los peatones siguen utilizando estas bajadas.

Asimismo, Galindo presentará otra moción para instar al Ministerio de Hacienda para que se dote de uso la antigua sede del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS). El concejal señaló que la cantidad de edificios vacíos en el recinto amurallado impide que la zona pueda revitalizarse.