Nava inaugura hoy el nuevo pabellón, que ha costado dos millones de euros

Aspecto del nuevo polideportivo de Nava de la Asunción. /F. de la Calle
Aspecto del nuevo polideportivo de Nava de la Asunción. / F. de la Calle

Las obras, ralentizadas por la crisis económica, han durado nueve años

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

Nueve años y casi dos millones de euros ha costado ver inaugurar el nuevo pabellón polideportivo de Nava de la Asunción, desde que en el año 2010, la corporación del entonces alcalde Santiago de la Cruz, decidiera construir unas nuevas instalaciones deportivas que completaran las ya existentes en la localidad: un recién remodelado campo de fútbol y un cada vez más deteriorado frontón polideportivo, inaugurado en septiembre de 1980 para la celebración del II Campeonato de Europa de Cesta.

'Guerreros naveros' será el nombre que llevarán finalmente las nuevas instalaciones, un nombre que está generando numerosos comentarios, ya que el ayuntamiento navero ha querido que sean los más jóvenes los que decidan cómo se le conocerá a partir de ahora. Así, ayer viernes se hizo público el resultado de la encuesta que hace algún tiempo se pasó a los alumnos del Colegio Obispo Fray Sebastián y del IES Jaime Gil de Biedma. El nombre finalmente elegido por los niños, Guerreros naveros se decidió de forma mayoritaria, según fuentes municipales, «con mucha diferencia sobre el resto de propuestas», pero la decisión no es compartida por muchos vecinos. El pabellón, que hoy se inaugura, cuenta con 2603 metros cuadrados de superficie construida en dos plantas, de los cuales, 2.450 son metros útiles. Incluye una pista de 1.241 metros cuadrados, gimnasio, cuatro vestuarios más dos para árbitros, aseos, cuatro almacenes y varios cuartos para luces y calderas.

El faraónico proyecto se inició en 2010 con la realización de las primeras fases de construcción, consistentes en movimiento de tierras, cimentación y levantamiento de la estructura del nuevo polideportivo, además de la instalación de las gradas prefabricadas. Al año siguiente llegarían la estructura de madera y las cubiertas. Habría que esperar hasta 2013 y 2014 para ver concluidos todos los revestimientos exteriores y dos años más, en 2016, para el acondicionamiento interior de los vestuarios y aseos. El resto del interior se comenzaría a concluir en febrero de 2017. Las fases ocho y nueve llegarían ese mismo año con la iluminación del pabellón y las instalaciones térmicas. A lo largo del año pasado se llevaron a cabo las obras finales, hasta que los equipos de balonmano de Nava y el Club balonmano Santoña tuvieron el honor de disputar el primer partido oficial en las flamantes nuevas instalaciones.

«Las primeras impresiones, tras varias semanas de uso yo creo que son buenas. En algunas disciplinas ha costado la adaptación a la gran diferencia del pavimento del anterior a este, pero ya todo el mundo creo que está a gusto. Todos los comentarios están siendo muy buenos», señala el alcalde de Nava, Juan José Maroto, quien se muestra satisfecho con el resultado final de las obras. «Estoy contento. Todo es mejorable, pero es un pabellón acorde a las cualidades de los deportistas de nuestro pueblo»

El regidor cree que la puesta en funcionamiento de este segundo pabellón polideportivo municipal beneficiará en muchos aspectos tanto a Nava como a los pueblos de alrededor. «Nuestros centros de educación tienen ya un buen lugar para hacer deporte, nuestras escuelas deportivas también. Todos los equipos que tenemos en competición, especialmente los chavales, han mejorado notablemente su motivación con una instalación acorde a sus posibilidades. Nuestro pueblo aumenta como cabecera de comarca, y por ello la atracción de vecinos de nuestros alrededores, al venir a participar aquí. Hemos empezado a tener ya distintas concentraciones autonómicas de equipo, e iremos, con toda seguridad, a más en el futuro. Somos el centro deportivo de muchos alrededores», afirma.

Han sido muchas las dificultades que se han encontrado en estos últimos años hasta que las nuevas instalaciones municipales se han podido inaugurar. Y, pese a ser el principal objetivo de su tercer tercer mandato como alcalde, Juan José Maroto, no lo ve como un logro personal. «La terminación ha sido el logro de los vecinos de nuestro pueblo. Y el compromiso que adquirimos en su día este equipo de gobierno, en la finalización, lo hemos cumplido». Según las cuentas publicadas por el actual equipo de gobierno, el coste final del nuevo pabellón ha ascendido a 1.803.561 euros. Un gran esfuerzo económico del que ha tenido que hacerse cargo en su gran mayoría el propio consistorio, dedicando una buena parte del presupuesto municipal para que la obra se finalizara. «Nos ofrecieron una subvención importante de la Junta de Castilla y León que luego, con la crisis, no recibimos. Se quedó a falta de firmar un convenio por 540.000 euros», recuerda el anterior regidor, Santiago de la Cruz. Por su parte, el actual alcalde prefiere pasar página sobre las ayudas recibidas: «Siempre se espera más de lo que se consigue».

 

Fotos

Vídeos