El Museo Esteban Vicente suma a su vigésimo aniversario al artista Rodríguez Caballero

Rodríguez Caballero, con una de sus obras, ayer. /A. Tanarro
Rodríguez Caballero, con una de sus obras, ayer. / A. Tanarro

El artista inaugura 'El pliegue sobre el pliegue', que podrá visitarse hasta el día 30 de septiembre

EL NORTESegovia

El Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente inauguró ayer una de las exposiciones centrales del año del vigésimo aniversario del museo, 'El pliegue sobre el pliegue', una retrospectiva del artista David Rodríguez Caballero que recoge un trabajo de veinte años, según sus propias palabras. La exposición podrá visitarse hasta el 30 de septiembre.

David Rodríguez Caballero aseguró sentirse «muy satisfecho» por esta oportunidad, pues considera que el Esteban Vicente es «una auténtica joya», con «una propuesta de primera línea», y destacó que, para un artista, cada exposición es «una oportunidad para abrir puertas y ventanas» y seguir explorando en su trabajo. El título de la muestra, 'El pliegue sobre el pliegue', hace referencia a que este elemento ha sido el hilo conductor de su obra, en las últimas dos décadas, en las que lleva una doble vida entre Madrid y Nueva York.

«Al llegar a Nueva York descubrí nuevos materiales y empecé a darme cuenta de que puedo erosionar una plancha, un metal, y seguir pintando de alguna manera, como una pintura virtual». La exposición del Esteban Vicente también permite ver cómo David descubre y controla la curva y su obra va derivando a la escultura, «manteniendo ese rayado». Materiales como el latón, el aluminio, el cobre o el acero están muy presentes en esta etapa, informa Ical.

El comisario de 'El pliegue sobre el pliegue', Manuel Fontán, recordó que en las salas del Esteban Vicente hay 234 obras, en los que se puede ver como «el pliegue ha sido un aspecto determinante y muy presente» en la trayectoria de Rodríguez Caballero hasta conseguir «el juego de la luz en la escultura». Del pliegue de papel, a la lámina de metal y luego con la curva, para «engarzar con otra práctica fundamental para él, el dibujo».

Abstracto en lugar sagrado

Manuel Fontán también recordó que el artista palentino creó, el año pasado, cuatro piezas para que formaran parte de esta muestra pero en un lugar expositivo diferente: La Capilla del Cristo Yacente de la Catedral de Segovia. El comisario explicó que el pliegue está muy presente en la cultura del barroco y el artista quiso llevarlo «al espacio sacro más importante de la ciudad», en paralelo a la exposición en el Museo Esteban Vicente, «el espacio profano más importante de la ciudad».

Las piezas de Rodríguez Caballero están situadas alrededor de la talla barroca del Cristo yacente del siglo XVII, del escultor Gregorio Fernández. Manuel Foltán remarcó que son cuatro piezas dedicadas a las llamadas «virtudes cardinales» para incidir en los contrastes de esas virtudes, «evocadas por piezas abstractas», con la figura del cuerpo del Cristo muerto. Una talla donde destaca, precisamente, «la delicadeza y realismo de la sábana» sobre la que está el cuerpo de Jesús.

El obispo de Segovia, César Franco, recordó que el Cabildo de la Catedral de Segovia estuvo de acuerdo con ceder este espacio para acoger las obras de Rodríguez Caballero que son «puertas abiertas al infinito», piezas de un tipo de arte que «a veces nos cuesta entender pero que tiene mucho que decir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos