«Todo el mundo puede encontrar algo que le guste en el programa»

Óscar Moral, alcalde de San Cristóbal, en el patio de la Diputación Provincial./Antonio Tanarro
Óscar Moral, alcalde de San Cristóbal, en el patio de la Diputación Provincial. / Antonio Tanarro

Óscar Moral, alcalde de San Cristóbal de Segovia, destaca el clima de convivencia que se vive estos días

MÓNICA RICOSan Cristóbal de Segovia

Llegando al fin de la temporada de fiestas, la localidad del alfoz de Segovia celebra este fin de semana las suyas, en honor a la Virgen del Rosario. Cientos de vecinos y visitantes participarán en cada una de las decenas de iniciativas programadas, algunas de las cuales nos detalla el alcalde, Oscar Moral.

–¿Qué suponen estas fiestas para el municipio y sus vecinos?

–Las fiestas de la Virgen del Rosario son las tradicionales en cuanto a celebraciones. En San Cristóbal tenemos otras fiestas, que son las de la juventud, que no tienen el componente eclesiástico tradicional, y estas son las que tradicionalmente se vienen realizando desde los antiguos tiempos en el municipio. Aprovechamos el 'puente' para coger un día más y tener cuatro días de fiesta con un montón de actividades.

–Son prácticamente las últimas de la temporada, ¿se nota el cansancio o se viven con más ganas?

–Yo creo que por ser de las últimas fiestas de la temporada se juntan en San Cristóbal todos los chavales que han estado durante el verano compartiendo fiestas y amigos. Vienen a San Cristóbal, disfrutan de estos cuatro días, nos tenemos que abrigar porque en octubre las temperaturas suelen ser diferentes a las del verano, pero la gente llega no sólo sin cansancio, sino al revés, con ganas de culminar el verano y se congrega una gran cantidad, no sólo de vecinos, sino de gente de nuestros alrededores, de los pueblos cercanos, de Segovia capital. San Cristóbal es un pueblo con muchísima juventud y vienen muchos amigos de los institutos y de las universidades. Una de las ventajas de que las fiestas sean más tarde, es que no coinciden con las de otros pueblos; y otra que el precio de las orquestas no es tan elevado como en las fiestas de agosto.

–¿El papel de los quintos es importante en esta fiesta?

–Sí. Desde hace ocho años decidimos coger tradiciones de otros municipios en los cuales a los quintos, a los chavales que cumplen 18 años, se les rendía un pequeño homenaje y que fueran ellos también a la vez los encargados de organizar ciertas cuestiones en las fiestas. En ese sentido San Cristóbal es un pueblo lleno de gente joven, este año podemos llegar a tener 40 chavales en el balcón, puesto que tenemos muchos jóvenes que han cumplido 18 años en 2018, y son un poco los encargados de empezar las fiestas, con la elección de reyes, reinas, damas, acompañantes, reyes y reinas infantiles.. y son un poco encargados de echar una mano a la Corporación y a la comisión de festejos en todas las actividades de las que intentamos que sean lo más protagonistas posibles.

–¿Con qué novedades nos encontramos en la programación?

–Como novedades, al ser un día más de fiesta, el jueves tenemos una Discomóvil de los 40 Principales, grande y para entretener a todos los chavales. También inauguramos el frontón, una instalación que está recién terminada y que se lleva unos días jugando un campeonato de frontenis que tendrá su final durante las fiestas; y a la vez que hacemos esto, para dar un poco más de relevancia a la inauguración tendremos el viernes una exhibición de pelota a mano y de frontenis. Para los más pequeños siempre seguimos intentando innovar y este año, en colaboración con los quintos, vamos a hacer una 'holi party', eso que acaba siendo música con polvos de colores, en la que niños y menos niños salen con la ropa de muchos colores. Esas son las cuestiones más novedosas de este año. El resto está el pregón, las charangas, el desfile de peñas, encierros ecológicos, campeonatos deportivos y torneos, e infinidad de actos gastronómicos.

–¿Las citas gastronómicas tienen un lugar destacado?

–Todos los vecinos que así lo deseen, durante estas fiestas pueden no tener que ir a casa a comer. Tenemos comidas y cenas desde el jueves por la noche hasta el sábado. Tenemos parrilladas, bocadillos, jamón y vino, paelladas, pizzadas… Y son más de 300 las personas que se congregan en cada una de ellas, por lo que intentamos que gusten a la mayoría y que podamos llegar a todos.

–Son momentos de unión.

–Desde la comisión de festejos, gran parte de los peñistas aportan, además de su trabajo, su tiempo y sus ideas, una cantidad económica con la que se sufragan gran parte de los gastos de las fiestas. Así adquieren una pulsera al precio de 20 euros que incluye todas las comidas. Pero además ese dinero sirve para que podamos tener una carpa en la que haga menos frío, haya charangas por los bares en el vermut y se contribuye a una confraternización que acaba en las comidas, donde nos unimos. Y siempre que la gente se junta alrededor de una mesa, de un plato, se suele crear un clima de convivencia que es lo que buscamos en las fiestas, el tener buen ambiente entre los vecinos y la amistad, fundamentales para la vida en un municipio.

–¿Cuál es el momento más esperado o más especial?

–Los gustos van cambiando. Para los chavales jóvenes la parte fundamental son el pregón, el desfile de peñas y las verbenas con sus discomóviles, que se prolongan hasta casi cuando amanece; y después la parte tradicional, donde la ofrenda floral del sábado y la misa y la procesión del domingo, con la subasta de las andas de la Virgen, son los momentos un poco más sobrios y emotivos.

–Un deseo del alcalde para estos días...

–El deseo de todas las fiestas acaba siendo que el programa se cumpla sin que haya ningún incidente. Que todos los vecinos de San Cristóbal y los visitantes puedan disfrutar de todas estas actividades que se han previsto para ellos. Hay un poco de todo, así que estamos seguros de que todo el mundo encontrará algo que le guste en el programa. Y que las fiestas se desarrollen con un respeto total hacia el vecino, hacia las diferentes diversidades ideológicas, de género y de cualquier otra tipología. El respeto es fundamental, la convivencia es fundamental y espero que no haya absolutamente ningún tipo de problema, no queremos ningún tipo de violencia. Los jóvenes tienen que aprender a respetar a los mayores y sus tradiciones y los mayores tenemos que recordar cuando éramos jóvenes y meternos un poco en la piel de que lo que hemos hecho se sigue haciendo, con las diferencias de cada momento. Desde el respeto disfrutar de estos cuatro días de fiesta y del programa que se ha hecho para todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos