Mujer de entre 35 y 44 años con estudios universitarios, así es el perfil del viajero en la región

Un grupo de turistas a la puerta de un hotel de Segovia. /Antonio de Torre
Un grupo de turistas a la puerta de un hotel de Segovia. / Antonio de Torre

Segovia recibió en 2018 más de 800.000 viajeros, un 30% más que hace cuatro años

CLAUDIA CARRASCAL Segovia

Que el turismo es un sector clave de la actividad económica provincial queda patente en las últimas estadísticas que maneja la Junta de Castilla y León. Segovia recibió en 2018 a un total de 836.912 viajeros, lo que supone un 31,11 % más que en 2014, cuando la cifra fue de 638.341 visitantes. Sin embargo, la cifra se encuentra por debajo de la media autonómica de crecimiento, que está en el 35,3 %. Otro de los datos más significativos es el de las pernoctaciones, que han aumentado un 42,43 % con respecto a hace cuatro años, al pasar de los 73.000 de 2014 a cerca de 1.387.000 en el último ejercicio. Segovia se sitúa como la segunda provincia de la Comunidad con mayor aumento de pernoctaciones, solo por detrás de Ávila, que en el mismo periodo ha visto como sus visitantes incrementaban las noches de estancia un 56,77 %. La diputada de Prodestur, Magdalena Rodríguez, desglosó ayer los datos provinciales del Informe sobre las Características de la Demanda Turística en Castilla y León, presentado por el director general de Turismo, Javier Ramírez.

El número de viajeros internacionales también ha crecido un 6,44 %. En concreto, Segovia ha pasado de unos 107.000 hasta los casi 114.000 en cuatro años, mientras que las pernoctaciones internacionales han aumentado un 9 %, es decir, de casi 160.000 a poco más de 174.000. En el ámbito del turismo rural se encuentran algunas de las cifras más positivas para la provincia, ya que en 2018 visitaron los pueblos segovianos 142.000 viajeros, un 33 % más que en 2014, cuando apenas se llegó a los 107.000. Esta es la segunda provincia con más visitantes de este tipo, por detrás de Ávila, que contabiliza más de 207.000 al año.

Las pernoctaciones en los alojamientos rurales también han aumentado de forma proporcional, en concretoun 42,43 %, ya que se pasó de las 194.000 en 2014 a las más de 276.000 del último año. De la Comunidad, tan solo Valladolid ha logrado superar el crecimiento que ha experimentado Segovia en este parámetro. Rodríguez señaló que «es gratificante ver estos datos porque el turismo contribuye a fijar población en los municipios de la provincia». También se refirió al empleo que genera este sector en Segovia, un 12,51 % más que hace cuatro años, ya que 2018 cerró con 5.854 afiliados a la Seguridad Social.

El perfil de turista de Castilla y León es el de una mujer de entre 35 y 44 años con estudios universitarios, trabajadora por cuenta ajena y que visita la Comunidad con su vehículo motivada por la oferta cultural y patrimonial. Este perfil es uno de los datos más novedosos que ha aportado este informe, en que queda patente que el 53,3 % de los visitantes en 2018 fueron mujeres y un 46,7 % hombres. Además, según explicó el director general de Turismo, el 73 % llegaron en coche propio, un 9% en autobús y un 6,7 % lo hicieron en tren. Las principales motivaciones que atraen a los turistas hasta Castilla y León son, en primer lugar, realizar un recorrido turístico (35,2 %), seguido de pasar las vacaciones (24,4 %) y, en tercera posición, hacer una salida de fin de semana (19,6 %)

En cuanto al perfil socioeconómico de los turistas en Castilla y León atendiendo al nivel de estudios, Ramírez destacó que el 54,7 % cuenta con estudios universitarios. En relación a su situación laboral, el 59,5 % son trabajadores por cuenta ajena. En cuanto a la edad de los turistas, el grupo mayoritario (25,6 %) pertenecen al segmento de edad de entre 35 y 44 años, igualados prácticamente con quienes tienen entre 25 y 34 años (el 24,5 %).

«Vuelven y lo cuentan»

Ramírez, también hizo hincapié en el grado de satisfacción que muestran los turistas. La puntuación que otorgan al destino turístico es de 7,81 puntos sobre 10, la intención de volver de 7,31 y la probabilidad de recomendar el lugar a familiares o amigos de 9,18 sobre 10. Unas calificaciones que se pueden resumir, según el director general de Turismo, en que los turistas de Castilla y León «se van contentos, vuelven y lo cuentan».

La Comunidad terminó 2018 con 8,4 millones de viajeros, el 35,3 % más que en 2014, y cerca de 14,3 millones de pernoctaciones, lo que supone crecimiento próximo 35,6% con respecto al mismo periodo. En cuanto al lugar de procedencia, 6,5 millones eran nacionales y 1,9 millones, extranjeros. De los nacionales destacan los madrileños (27,67 %), castellanos y leoneses (14,4 %) y andaluces (8,4 %). Entre los turistas internacionales, a la cabeza se sitúan los franceses (17,88 %) los británicos (12 %) y en tercer lugar los visitantes alemanes (9,17 %).