La montera de corregidora cambia de manos al ritmo de las jotas

La corregidora y las damas posan con sus bandas y los ramos de flores tras los nombramientos. /M. R.
La corregidora y las damas posan con sus bandas y los ramos de flores tras los nombramientos. / M. R.

Sara Zarzuela recibió las distinciones del cargo de las fiestas de Cuéllar en un acto deslucido por la lluvia que terminó con el tradicional 'A por ellos'

MÓNICA RICOCuéllar

El patio de armas del castillo de los Duques de Alburquerque se llenó de público para disfrutar de una de las citas clásicas del verano cuellarano y previa al desarrollo de sus fiestas: el Festival Nacional de la Jota. Se trata de una cita organizada por el grupo de danzas Villa de Cuéllar en la que se realiza la presentación oficial de la corregidora, damas y madrinas de las peñas, cambio de montera incluido entre la joven que ostentó el cargo el año pasado y la que lo ocupa este año.

Antes de la presentación oficial, y con la amenaza constante de una lluvia que en algunos momentos deslució el acto, comenzó la trigésimo quinta edición del festival, presentado en esta ocasión por la escritora cuellarana María del Carmen Gómez. Los anfitriones, el grupo de danzas Villa de Cuéllar, fue el encargado de abrir el festival con un baile corrido.

Tras el grupo cuellarano llegó el turno de las danzas búlgaras de Ritmos de Fuego y de los danzantes de Valleruela de Pedraza, uno de los grupos de danzas de palos más singulares de la provincia (en parte debido a la conservación de su indumentaria). Interpretaron con destreza y rapidez paloteos tradicionales, como La Reverencia o La Rabiosa, que sorprendieron al público cuellarano.

Tras varios minutos de incertidumbre en los que se llegó a plantear la suspensión del festival y del acto, finalmente la lluvia dio una tregua y se procedió a los nombramientos oficiales. La madrina de la peña La Plaga será Marta Gozalo, quien estuvo acompañada de Rodrigo Pascua; la del Pañuelo será Bárbara Martín, con Gonzalo Gamazo como acompañante; por El Embudo, Rocío García, junto con Alberto Marcos; y por la Panda El Soto Raquel García, con Jaime Marcos como acompañante.

Tras los nombramientos de las madrinas, la concejala de Cultura, Maite Sánchez, y la corregidora de 2018, Sheyla Mayor, subieron al escenario para entregar la banda y la montera a su sucesora, Sara Zarzuela, quien estuvo acompañada por el alcalde Carlos Fraile. Acompañaron a continuación a Zarzuela quienes serán sus damas durante las fiestas: Lucía Díez y Sara Pesquera.

Con las emociones a flor de piel, la nueva corregidora agradeció al público su asistencia y recordó sus vivencias en las fiestas cuellaranas: «He montado en los coches de choque, en la ranita, en el tren de la bruja. He comido churros, he bailado 'La Rueda', he bailado el 'A Por ellos' una y otra y otra vez, he corrido el encierrillo de promoción…» repasó entre otras muchas actividades organizadas por las peñas de las que también ha formado parte.

Tras manifestar su orgullo cuellarano y su satisfacción por un nombramiento –el de corregidora– que se remonta a 1967, agradeció el apoyo recibido y deseó a todos los cuellaranos unas fiestas «inolvidables». Se despidió con el 'A por ellos', grito tradicional e himno de las fiestas. No fue la última vez que sonó durante el acto, ya que instantes después el grupo de danzas de la localidad volvió a subir al escenario para bailar la jota que lleva ese nombre. Después, con varios de los integrantes del grupo repartidos por el patio y acompañados por decenas de los espectadores que acudieron al festival, volvieron a corear y a bailar el 'A por ellos' una vez más. Fue la última durante la noche, pero aún quedarán muchas más durante los próximos días.