La ministra de Trabajo lamenta las pérdidas y avisa de que los fuegos «se evitan en invierno»

El alcalde, Samuel Alonso, señala a la ministra la zona quemada./Ó. Costa
El alcalde, Samuel Alonso, señala a la ministra la zona quemada. / Ó. Costa

Magdalena Valerio expresa su pena por la «pérdida de valor ecológico» de la zona devastada

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

«No es la primera vez que me toca ver una zona devastada por un incendio, como en 2005 en Guadalajara», se lamentó ayer Magdalena Valerio en el Real Sitio de San Ildefonso. Aunque el motivo de la visita de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social era otro, aunque no pudo obviar la fatalidad del desastre natural ocasionado por las llamas en este entorno de la sierra de Guadarrama. El alcalde granjeño, Samuel Alonso, se hace eco de la «preocupación» que han mostrado tanto la titular ministerial como la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín. Ambas están al tanto de la información que rodea a las tareas de extinción.

Valerio también expresó su pena por «la pérdida del valor ecológico» que ha supuesto el incendio de La Granja e hizo hincapié en que los fuegos «se evitan en invierno» gracias a las tareas de limpieza del monte. Destacó la política del Gobierno para paliar los efectos del cambio climático y avanzar en la transición ecológica mediante, por ejemplo, las energías renovables. En clave laboral, la ministra apuntó que, si bien esta transformación está relegando algunos oficios, también está generando nuevos nichos de empleo.