Mejoran las expectativas de una buena cosecha de cebada

Campos anegados en Languilla el pasado abril. /O. C.
Campos anegados en Languilla el pasado abril. / O. C.

Las labores de los cultivos hortícolas van muy retrasadas y el exceso de humedad ha perjudicado el forraje

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Si hace un mes, al festejar San Isidro, los agricultores pedían un 'mayo pardo', de días grises y temperaturas suaves, lo han tenido. También lluvias y, según comentan en Asaja (José María Llorente) y Unión de Campesinos de Segovia (Juan Manuel Palomares), con ellas han mejorado las expectativas de la cosecha de cebada, aunque no en todas las parcelas, y es pronto para valorar cómo puede afectar a las de trigo y centeno, pero la cebada puede ser de buena calidad y con unos rendimientos por hectárea que en algunas parcelas pueden ser de récord. En otras no será tanto, y en muchos campos el trigo tiene daños por exceso de humedad.

Dicen los agricultores que «pocos años se han vivido estaciones tan raras como esta primavera». Aunque falta un mes para que pueda decirse con seguridad cómo será la cosecha, si buena o muy buena o incluso mala, es fácil que supere a la de 2017, que fue un año malo. Sin embargo, algunos cultivos ya se han visto perjudicados por tanta agua; los hortícolas llevan retraso porque ha habido dificultades para la siembra y el desarrollo de la planta, muchos campos de remolacha se han inundado, también los de patata y zanahoria, y un 30% del girasol no ha llegado a sembrarse.

Hay pastos, pero el forraje no se ha podido recoger ni ensilar bien... Y los viticultores están contentos, pero temen la aparición de hongos.

 

Fotos

Vídeos