La mayoría de las agresiones a sanitarios en Segovia se producen en Atención Primaria

Hospital General de Segovia. /A. Tanarro
Hospital General de Segovia. / A. Tanarro

Casi nueve de cada diez víctimas de agresión a médicos jóvenes son mujeres

A. SANTIAGO / C. ÁLVAROSegovia

Vuelven a repuntar, en Castilla y León y en toda España, aunque ligeramente, pero también es mayor la tendencia a denunciar y la protección para hacerlo. Las agresiones a sanitarios, pese a las campañas y a las medidas, son una realidad en el día a día de médicos, enfermeros o celadores. Insultos, amenazas y agresiones físicas. Todo ello tiene lugar en cualquier ámbito asistencial, aunque es Atención Primaria, tanto en las consultas normales como en sus urgencias, el nivel que más presión soporta. Cualquier pretexto sirve; pero son las discrepancias en la atención médica lo que más desencadena la irritabilidad del paciente o de su acompañante. Castilla y León registró el año pasado 27 agresiones a médicos y 134 a enfermeros de las 490 y 1.469, respectivamente, de toda España.

Además, son las mujeres las profesionales que más situaciones agresivas viven. El nuevo estudio de la Organización Médico Colegial, que analiza el periodo 2010 a 2018 –con 231 casos–, y en particular, este último año, recoge que el 56% de los médicos víctimas de una agresión son mujeres, frente al 44% masculino; pero, además, sus datos revelan que si el facultativo es joven, el agresor arremete más contra las féminas que posteriormente, conforme avanzan las edades de los profesionales. Así, casi nueve de cada diez especialistas agredidos con menos de 45 años son mujeres. Con menos de 35 años baja al 75%, pero desde esta edad y hasta los 45, todas, el 100%, lo son. Al aumentar los tramos de edad se va redistribuyendo el reparto y a partir de dicha edad hasta los 55, el 66,7% son hombres y desde la misma hasta los 65 ellos suponen el 57,1%. El desequilibrio puede venir justificado por la feminización de la profesión, aunque enfrentarse a un médico joven y varón parece menos viable que hacerlo contra una mujer.

En la provincia de Segovia, el Colegio Oficial de Médicos maneja datos muy preocupantes, procedentes de la sección de agresiones al personal de centros sanitarios del Observatorio de la Comunidad de Castilla y León, según los cuales, 22 profesionales sanitarios se vieron involucrados en una veintena de incidentes durante el año pasado. De todos ellos, 10 eran médicos. Además, los de Atención Primaria fueron los profesionales que más sufrieron algún tipo de agresión, con 16 partes registrados. Aunque se desconocen cifras provincializadas del número de mujeres y hombres víctimas, son «perfectamente extrapolables» a la provincia de Segovia las proporciones registradas en los ámbitos nacional y regional, según el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert.

«Se trata de actos de cobardía y falta de respeto. No tienen justificación alguna y deben ser condenados porque terminan repercutiendo en el funcionamiento de un sistema sanitario que se encuentra entre los mejores del mundo gracias al esfuerzo, la dedicación y el trabajo de cada uno de los profesionales que a diario nos levantamos con la misión y la vocación de ofrecer un servicio de atención a las personas», señala el representante de los profesionales médicos segovianos.

En el Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, el Colegio de Médicos de Segovia se sumó a las denuncias de instituciones y personas que, de un modo u otro, han sido víctimas de algún acto de este tipo. El doctor Guilabert subrayó la necesidad de denunciar a los agresores: «En los últimos años, hemos mejorado el sistema de notificaciones y la interposición de denuncias está siendo más afectiva que nunca, pero es necesario registrar estas agresiones. Si seguimos pasando por alto algunas actitudes que pueden parecernos menos graves, continuaremos son erradicar la lacra».